21/11/2018
Editoriales

CRECE DESCONTENTO HACIA LA CLASE POLITICA EN NL : SABA

En tanto que el gobernador Jaime Rodríguez Calderón mantiene su ESTABILIDAD EN NUMEROS BAJOS con la sola excepción de su calificación en seguridad pública que se ve impactada por el deterioro del Estado en ese rubro, es importante tomar en consideración otros números que pudieran estar reflejando el surgimiento de una nueva geometría política en el estado como resultado del deterioro general que no se refleja en una abrupta caída de los números del gobernador debido a la base social que el gobierno mantiene a través de sus programas sociales principalmente. Veamos: En un cuadro donde los eventos que más presente tiene un 16.0% de los entrevistados están relacionados con la inseguridad tales como robos, asesinatos, feminicidios etc., y un muy alto 59.7% de ellos dijo el 24 de octubre que la inseguridad es el principal problema del estado y un 8.5% adicional dijeron que lo era la delincuencia, los robos o la violencia, es "lógico" esperar que la calificación que obtiene El Bronco en seguridad pública sea baja y lo es un 5.5 de promedio y también el día 24 pero eso no representa una caída brusca.

En donde sí la tiene es en su composición, pues la parte de calificaciones altas, es decir su base de apoyo solido en ese rubro, desciende a solo un 18.2% que le indica advertencia negativa. También hay que tomar en cuenta que la base o hipocentro de estas calificaciones altas son, por un lado, los que tiene altos estudios y, por el otro, los sectores de bajos ingresos, los primeros por su comprensión de lo que ocurre y los otros porque son los que más sufren el deterioro en seguridad pública que los diarios documentan bastante bien todos los días. El resto de los números del gobernador son estables como lo es su calificación general de 6.0 la que obtiene en los tres municipios medidos por Saba que son Monterrey, San Nicolás y Guadalupe y donde obtiene también entre 6.0 y 6.3 en calificación.

En los demás rubros tampoco se ve castigado El Bronco ni los alcaldes. Además, el presidente EPN, normalmente con números bajos, esta vez obtiene una aprobación de 32.7% que le indica alerta positiva. Sin embargo, hay que resaltar que la base de todos esos números estables son los sectores como los jubilados, los mayores de 55 años, los que no tiene estudios o los que apoyan al presidente EPN y al gobernador JRC etc.

Es decir la base social del gobierno construida con los numerosos programas sociales donde El Bronco y los alcaldes destinan muchos recursos. Sin embargo, fuera de esos sectores, existe una descontento generalizado con la clase política que se expresa en que un muy alto 76.8% dice no tener simpatía ni preferencia por ninguno de los partidos políticos ni tampoco por la alternativa independiente y además, como se vio en la encuesta mencionada arriba, los vaivenes de la política local no atrajeron la atención de los entrevistados y el caso Rodrigo Medina quedo en solo un 1.5% que dijeron tenerlo como más presente en su mente; y lo más importante es que ese alto porcentaje tiene un HIPOCENTRO VACIO, ES DECIR TIENE SU BASE EN TODOS LOS SECTORES en los que Saba hace sus entrevistas.