22/04/2018
Editoriales

La intolerancia de AMLO

 Caló hondo en el ánimo de Andrés Manuel López Obrador el discurso del presidente Peña Nieto, al grado que dedicó su mensaje de ayer en el evento de Acuerdo Nacional, al pedacito donde se refiere a los peligros del país… dijo que EPN no tiene pruebas de su dicho acerca de que podríamos caer en un esquema parecido al de Venezuela, y desde luego que no tiene pruebas, pues eso no se ha dado aún, así que nadie puede probar lo que aún no sucede… pero AMLO sacó su rostro de intolerancia pues nada que se diga cuestionando su proyecto de nación debe ser publicado, so pena de que lo descalifique con un odio temerario… bueno, a ver cómo siguen sus números cuando los demás partidos presenten a sus candidatos… veremos y comentaremos…///

 

Acá en nuestra tierra, la llegada de Pedro Pablo Treviño Villarreal a la presidencia del PRI, y de Lorena de la Garza a la secretaría general es un “refresh” importante justo cuando inicia el año electoral, lo que significa que por ley ningún partido político puede iniciar procesos electorales internos hasta que se den las definiciones de candidaturas… seguramente habrá otros institutos políticos que hagan lo mismo, pues la pelea electoral será a muerte en cada distrito y en cada municipio… por lo pronto, no hay que perderse el acto donde rinden protesta Treviño y De la Garza, pues serán sancionados por el mismo Enrique Ochoa, líder nacional tricolor, por lo que Audiencia Pública le recomienda a usted que no se vaya, porque va a haber tamales…///

 

 

Por otra parte, mal y de malas amanecen hoy los aficionados a los dos grandes deportes masivos en nuestra ciudad, pues están tendidos los cuerpos de Roberto Hernández Jr. y de César L. Faz, dos personajes grandes del fútbol y del béisbol… de Hernández Jr. vivimos cosas inauditas pues no eran pocos los aficionados que por décadas asistieron a los partidos de Tigres y de Rayados acompañados de un radio portátil para seguir las acciones en la cancha, pero disfrutando de la narración radiofónica de Hernández Jr, un apasionado locutor del deporte de las patadas… y de César L. Faz, con sólo recordar la hazaña de 1957 cuando fueron campeones por primera vez los niños del equipo representativo de Monterrey y de México en Williamsport, es suficiente para entender lo que representaba para la afición beisbolera… Descansen en paz ambos…///