24/04/2018
Editoriales

¿HACIA DONDE VA PEÑA NIETO?

Enrique Peña Nieto parece sufrir una confusión mental, algo así como lo que ocurre a las personas que sufren los efectos del calor o la debilidad por deshidratación o por falta de alimentos por un periodo prolongado. Lo hemos visto cometer error tras error, torpeza tras torpeza de forma cada vez más frecuente.

En estas últimas semanas se upo lo del presunto plagio de una parte de su tesis de licenciatura. Su respuesta fue torpe ordenado decir a uno de sus voceros que el tema era "irrelevante". Después vino la invitación a Donald Trump y el tratamiento de jefe de estado que le otorgo.

Por si esto fuera poco, algo que enardeció al país y fue utilizado hasta por los panistas; inmediatamente después organizo su "informe" de gobierno, el cuarto por cierto, ante un auditorio de jóvenes afines, todos ellos vinculados al gobierno o de plano trabajando para el gobierno, en una sesión de preguntas y respuestas bastante "tamaleada", como se podría decir.

Esta serie de torpezas tiene un solo origen: La visión o la idea que tiene el propio Peña Nieto de la realidad y de las circunstancias actuales. Es evidente que esa realidad es equivocada. Es producto de su adoctrinamiento en la "ideología del ITAM", así vamos a llamarle; mezclada con el pragmatismo priista del tipo del grupo Atlacomulco. ( continuará)