14/Nov/2019
Editoriales

Nuevos modelos b2e (business to employee) para mejorar el compromiso y las relaciones entre la empresa y sus empleados

 

Los esfuerzos de los departamentos de recursos humanos por atraer y mantener el talento han puesto en el terreno de juego las técnicas B2E. Una estrategia business to employee trata de demostrar a los empleados (actuales y potenciales) que la empresa que se promueve es el mejor entorno de trabajo.

De modo que la compañía se convierte en una especie de producto ofrecido al mercado laboral. Los valores empresariales y su cultura son rasgos esenciales para vestir esta oferta comercial. La oportunidad de crecimiento, las buenas condiciones laborales, el entorno de trabajo y la flexibilidad horaria se convierten en los elementos competitivos de este tipo de estrategias, según el especialista en RRHH de 
Cerem Business School, Jesús Gómez.

El marketing interno, como también se denomina a esta forma de promoción, tiene como objetivos primordiales un acercamiento entre la empresa y su plantilla. Aquella tiene que conseguir que esta se identifique con sus fines. Si lo consigue, mejorará el compromiso de los empleados y solidificará sus relaciones.

La motivación de los empleados siempre ha sido una prioridad para los departamentos de recursos humanos. Tradicionalmente se manejan datos como que un empleado motivado es capaz de producir hasta un 20 % más que uno que no lo está. 

Invertir en la formación de un empleado es costoso en tiempo y en dinero, pero no deja de representar una inversión que optimiza los resultados de la compañía. Claro, que si el empleado termina abandonándola esta inversión se habrá convertido en una pérdida de recursos.

El primer paso que cualquier empresa debe dar dentro de su política de gestión del compromiso es garantizar a sus empleados que con ella crecerán tanto como desean. Establecer un horizonte de mejora suele ser uno de los métodos más útiles para motivar a los empleados.

En definitiva, cualquier empresa debería adoptar protocolos de gestión del compromiso. Integrarlos en la operativa diaria no es complicado, ya que basta con tomar las técnicas de marketing, de fidelización del cliente y de mejora de la experiencia del usuario y aplicarlas a los propios empleados.

Los portales B2E reúnen las mejores herramientas de comunicación. Gracias a ello, adaptan su metodología a las necesidades de cada empresa.  Además, estas redes incluyen aplicaciones colaborativas, que permiten el trabajo en equipo sin importar dónde estén los trabajadores.

Estos portales centralizan todas las soluciones que pueda necesitar la empresa, pudiendo ofrecerlas bajo demanda. De este modo se brindan interfaces personalizadas que permiten acceder a todas las soluciones digitales desde una misma página web y son una fuente de información muy útil para poner en marcha estrategias de fidelización, porque serán capaces de detectar las necesidades de la compañía y de manifestar sus deseos y aspiraciones.

A fin de cuentas, las técnicas B2E están diseñadas precisamente para mejorar la employee experience (EX) y los empleados son unos expertos en la materia, dado que trabajan a diario para mejorar la user experience (UX). Mejorar la experiencia de la plantilla repercutirá en su bienestar, productividad y lealtad.