18/10/2017
Editoriales

En el ambiente local, anda corriendo la especie de que ahora hay problemas en el penal de Apodaca

Ya le comentábamos ayer que está iniciando la parte dura de la negociación para restablecer –que no modificar- el Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos… decimos que se intenta restablecer porque el presidente Trump ha dicho una y mil veces que ese tratado no es justo y por tanto, Estados Unidos se saldrá del acuerdo… así que los estira y afloja ya se están dando, así como las traiciones… ///

Porque no puede ser catalogado más que una traición la que Canadá le está haciendo a México, toda vez que su primer ministro Justin Trudeau se acercó a Trump para decirle que no, que Canadá no es problema para Estados Unidos, sino que el problema se llama México… es traición porque se suponía que Canadá era equipo de México para enfrentar al gigante norteamericano, y resulta que ¡se puso del lado del gigante para atacar al más pequeño de los tres!... eso no se vale pues dónde quedó aquél joven político que se presumía hijo de Fidel castro, líder cubano quien nunca se dejó mangonear por El Tío Sam… en fin, que el panorama se ve negro no sólo para nuestro paisano Ildefonso Guajardo, sino para todos los mexicanos, pues aunque en diferente medida esto no impacta a todos, ya que nuestros negocios se verán afectados, algunos para bien y otros para mal…///

En el ambiente local, anda corriendo la especie de que ahora hay problemas en el penal de Apodaca, lo cual esperamos que sea una volada porque sería el como de ingobernabilidad … el clamor popular es que alguien debe echarle un ojo a los penales aunque descuide un poquito la recolección de firmas, pues como ya nadie atiende los juicios (se siguen perdiendo de todos todos), cuando menos que cuiden a los presos… ya no pedimos que nos den seguridad a los que estamos afuera de la cárcel, pero cuando menos a los que tienen “cautivos”… digo…///