20/01/2018
Editoriales

Noviembre 10 de 1960 (o noviembre 1º) : muere en París, el médico oftalmólogo jalisciense Pedro de Alba

Noviembre 10 de 1960 (o noviembre 1º) : muere en París, el médico oftalmólogo jalisciense Pedro de Alba, quien tuviera entre otras destacadas actividades, la secretaría general del Comité Organizador de la Universidad de Nuevo León, debiéndosele a él su original proyecto, gracias al encargo que para ese efecto le hiciera el gobernador ingeniero Francisco A. Cárdenas.

Nace el 17 de diciembre de 1887 en San Juan de los Lagos, y vive en Aguascalientes vinculándose amistosamente con Saturnino Herrán, Ramón López Velarde, Manuel M. Ponce, José F. Elizondo, Jesús Díaz de León, los hermanos Pani y otros que fundaron juntos la revista literaria Bohemio. Ingresa a la política llegando a ser diputado y senador. Y luego radica en la ciudad de México dirigiendo la Escuela Nacional Preparatoria y la Facultad de Filosofía y Letras.

Su buen carácter le valió ser llamado "San Pedro de Alba". En estas tres entidades (Jalisco, Aguascalientes y Nuevo León) dejó profunda huella, al grado que pocos saben que fue también embajador de México en Chile, y ante la OIT (Organización Internacional del Trabajo). Escribió estupendos libros como:  Fray Bartolomé de las Casas, padre de los indios (1924), De Bolívar a Roosevelt, democracia y unidad de América (1949), A la mitad del siglo XX (1957), Ramón López Velarde. Ensayos (1958) y Viaje al pasado. Memorias (Guadalajara, 1958). 

En nuestra Universidad Autónoma de Nuevo León se le honró bautizando con su nombre la avenida de mayor importancia vial que divide el campus con el estadio Universitario y conecta las avenidas Universidad y Manuel L. Barragán. Igual tiene su nombre una calle en Aguascalientes, otra en la ciudad de México y se llama Pedro de Alba la Casa de la Cultura en Encarnación de Díaz en Jalisco.