24/09/2018
Editoriales

ALGUNAS OPINIONES Y ANÁLISIS SOBRE EL TRIUNFO DE FUJIMORI EN PERU

Keiko Fujimori, hija del ex Presidente Alberto Fujimori, obtuvo una votación bastante alta en las elecciones presidenciales del domingo 10, obteniendo casi el 40% (39.5) de los votos y casi una mayoría en el Congreso, con el 85% de los votos contabilizados. Tal y como están las cosas ahora, es posible que Keiko tenga que enfrentar una segunda vuelta electoral con el ex copresidente del First Boston y propietario de un fondo especulativo, Pedro Pablo Kuczynski (conocido como "PPK") quien con su 21% del voto está por encima del tercer candidato, la candidata izquierdista a favor de la legalización de las drogas y ambientalista, Veronika Mendoza, con casi medio millón de votos.

Todo mundo sabe que este es un voto por el retorno a las políticas del gobierno de Alberto Fujimori, más que de apoyo a su hija Keiko, que es más pragmática. Cuando fue Presidente del Perú, 1990-2000, Fujimori desafió las órdenes de Londres de capitular ante el bestial Sendero Luminoso y los narcoterroristas MRTA y movilizó a las fuerzas armadas y otras instituciones nacionales para derrotar al terrorismo y hacer retroceder el narcotráfico. Dentro de las restricciones financieras del FMI, hizo lo que pudo por llevar electricidad y carreteras a las zonas rurales que los otros gobiernos habían ignorado por décadas. Cuando Fujimori hizo un llamado después a construir los "Estados Unidos de Sudamérica" en torno a grandes proyectos de desarrollo en agosto del 2000, a la vez que asociados cercanos a él trabajaban para que el estadista estadounidense Lyndon LaRouche visitara Perú, George Soros personalmente se hizo cargo (con la entonces secretaria de Estado Madelaine Albright) de dirigir y financiar el golpe de Estado que derrocó a Fujimori tres meses después. Hoy Fujimori todavía está preso, junto con sus principales aliados nacionalistas.

Luis Vázquez Medina, dirigente desde hace muchos años del movimiento de LaRouche en Perú, se congratuló por la votación de ayer, calificándola de la primera oportunidad desde la ejecución del golpe de Estado hace 16 años, de poder sacar al "gobiernos de Soros" del poder. Cada uno de los gobiernos posteriores al golpe ha sido un gobierno de Soros, sin importar el Presidente, subrayó. Producto de esto, el narcotráfico ha retomado control a nivel nacional, han saqueado libremente a las compañías mineras y casi desapareció toda la actividad económica productiva. Ahora Perú tiene que volver sus ojos a Rusia, China y los BRICS y luchar por construir el ferrocarril transcontinental de América del Sur, dijo Vázquez.

Soros, el aparato Proyecto Democracia, y sus medios de comunicación están acelerando su campaña ya inflamada en contra de Keiko para tratar de derrotarla en la segunda vuelta electoral el 5 de junio, operación que incluye presiones tremendas en contra de ella para que se ajuste a las reglas del juego, en vez de hacer campaña para que Perú se una al paradigma de la Nueva Ruta de la Seda y el Puente Terrestre Mundial.