13/Aug/2020
Editoriales

Adivinanza

 

 

¿Podría usted adivinar el nombre de un joven que de candidato a diputado local lo derrotaron con un resultado electoral de los que llaman “zapato”?

Para mayores señas le diré que después entró a los negocios, pero le fue tan mal que se pasó 17 años de su vida pagando las deudas de un socio que resultó ser un pillo.

Tal vez sepa que este joven se enamoró de una bellísima mujer, y cuando estaban comprometidos en matrimonio ella se murió.

¿Supo que regresó a la política, se presentó como candidato a diputado federal y de nuevo perdió?

¿Se enteró que ese mismo joven intentó conseguir trabajo en el departamento del predial y no pudo conseguirlo?

¿No me diga que no sabe que después fue candidato a senador y que una vez más perdió?

A estas alturas seguramente ya lo identificó pues siguió terqueando hasta llegar a ser uno de los hombres más grandes de la historia.

Acertó, ese joven se llamaba Abraham Lincoln.

¿Y usted también se tiene tanta fe en sí mismo como la que se tenía este joven?