12/Aug/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Julio 11 de 1988: desconoce Manuel J. Clouthier, candidato del PAN a la presidencia de la República, los resultados electorales de la jornada del día 6 de julio, en la que competían en forma por demás cerada Carlos Salinas de Gortari, del PRI; Cuauhtémoc Cárdenas del Frente Democrático Nacional, y Clouthier, de Acción Nacional. Además participaron como alternativas políticas Gumersindo Magaña, del Partido Demócrata Mexicano; y Rosario Ibarra de Piedra por el Partido Revolucionario de los Trabajadores.

Los resultados oficiales que dio la Comisión Federal Electoral, presidida por Manuel Bartlett Díaz, fueron estos: Salinas de Gortari, 50.36%; Cárdenas 31.2%, y Clouthier 17.07%. Muy lejos quedaron Magaña, con el 1.00%, y Rosario con el 0.39%. Cinco días después de la declaración de “Maquío” Clouthier, el ingeniero Cárdenas hizo una gran manifestación con 300 mil asistentes en el zócalo de la Ciudad de México, exigiendo limpieza en el conteo de votos, pues en la madrugada del día siete de julio el secretario de gobernación Manuel Bartlett había declarado que durante la noche se había caído el sistema de conteo electoral, lo que enardeció y unió a todos los candidatos de oposición para combatir el resultado electoral.

La historia de lo que siguió es conocida, pues hubo grandes marchas de protesta y el 18 de agosto Cuauhtémoc declara desde la UNAM que no se debe cancelar el proceso, sino limpiarlo, y el día primero de septiembre el presidente Miguel de la Madrid presentó ante el Congreso de la Unión su Sexto Informe en donde los mexicanos nos dimos cuenta que la política había cambiado, pues fue interrumpido -insólitamente- en doce ocasiones, y el diputado Porfirio Muñoz Ledo le gritó que explicara el fraude electoral del día 6 de julio, con lo cual se desatan los demonios en el recinto de San Lázaro. Gritos y forcejeos entre los legisladores inauguraron la nueva era política. Se declararon válidas las elecciones y Carlos Salinas de Gortari gobernó con un nuevo estilo, dando inteligentes golpes mediáticos como el de apresar a Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, y también con programas de Solidaridad que le permitieron consolidar su gobierno.