Internacional

Cierre de campañas y elecciones el domingo en España: PP pide voto prestado a socialistas

Los líderes de los cinco principales partidos que concurren a las generales del domingo han cerrado hoy sus campañas electorales en Madrid o Barcelona y sólo el presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, que se desplaza en un avión privado contratado por el partido, ha estado en las dos ciudades en la misma tarde.

 Sánchez cierra campaña en Barcelona: “Somos la única esperanza de España y de Cataluña”

Cierre de campaña: Casado pide "su voto prestado" a los socialistas "de buena fe" y a los electores de Vox y Cs

Pedro Sánchez ha cerrado esta noche la campaña del PSOE en Barcelona. Es la primera vez en la historia que un presidente socialista lo hace y ha elegido, además, un momento de especial tensión en las calles catalanas. No en vano, de forma paralela al acto socialista, en los alrededores de la Fira de Barcelona se congregaron un reducido grupo CDR y universitaris per la República a modo de protesta. Dentro, 3.000 personas jaleaban y esperaron pacientes durante casi dos horas la llegada de Sánchez que hizo un primer cierre en Madrid. El PSC se disputa en estas elecciones la primera posición con ERC, fuentes de la formación estiman que podrían llegar a superar en votos a los de Oriol Junqueras, aunque no en escaños, donde podrían quedarse en los 12 que obtuvieron el 28-A.

  Pedro Sánchez ha presentado a los socialistas como la “única esperanza de España y Cataluña” y ha pedido la confianza, en la última apelación al voto útil, para que se imponga su proyecto que busca superar el conflicto de convivencia y poner fin a la confrontación. El líder socialista ha hecho su habitual referencia a la necesidad de un gobierno estable que acabe con el bloqueo, un gobierno moderado contra los extremistas y uno progresista frente a los franquistas. En este sentido, Sánchez ha aprovechado la proposición aprobada por PP, Ciudadanos y Vox en la Asamblea de Madrid para ilegalizar a los partidos independentistas, para reivindicar que si ellos gobiernan, ilegalizarán la Fundación Francisco Franco. Esto provocó una de las ovaciones más sonoras de la noche. Con un “Arriba, a votar y a ganar las elecciones en

  Cataluña y en España”, cerró la campaña el líder socialista, mientras sonaba en Barcelona de forma atronadora el “Mi querida España”.

 

Casado apela a voto unido porque “España se la juega”

Cierre de campaña: Casado pide "su voto prestado" a los socialistas "de buena fe" y a los electores de Vox y Cs

Pablo Casado presenta la convocatoria con las urnas del domingo como un mano a mano entre él y Pedro Sánchez. Después de 6.000 kilómetros de caravana cerró el mitin en el invernadero de la Plaza de Toros de las Ventas donde apeló al voto “urgente, voto unido y necesario” porque dijo, “España se la juega”. “Si hacemos lo que hicimos en abril, tendremos lo que pasó en abril; pero si estamos de acuerdo los tres partidos en que España se la juega no hay tiempo para discutir porque el orden constitucional y la continuidad histórica”.

  Ante un aforo de más de 2.000 personas y 1.000 que no pudieron entrar y se congregaron alrededor de la Plaza de Toros aseguró que “el sentido común va a triunfar este domingo, es vuestro triunfo, el de la gente normal”. Casado se refirió a Cs y Vox en el mitin y se comprometió que si hay que hacer una bajada de impuestos con Vox “lo haremos”, o si hay que llevar a cabo un pacto educativo con Cs, “ya lo haremos”, pero, empleando la metáfora futbolística aseguró que “ahora se decide la final de fútbol. No puede haber una tercera camiseta en el césped y necesitamos que toda la afición esté con uno de los equipos, con el que defiende la unidad”. También empleó la metáfora taurina en el coso de las Ventas y aseguró que “cuando hay que dar una oreja a un torero todo el tendido tiene que ir junto, ahora con una papeleta, la del PP”.

  Asimismo, apeló al voto de “los socialistas de buena fe, a los que también les duele España, al que le preocupa la pensión de su madre, de su nieto o votó masivamente al PP porque sacamos de España de una crisis” y también “con toda la humildad” a los votantes de Cs y Vox “ante la gravedad de la situación que atraviesa España”.

  Casado aseguró que no quiere “ni ira ni odio”; “estoy harto de este país a garrotazos” y destacó que los españoles “no están hartos de votar sino de que su voto no valga para nada”, y aseguró que todos los españoles “son mis jefes” y que quiere ser el presidente de todos.

  Al cargar contra Pedro Sánchez por su inacción en Cataluña recordó al fiscal José Manuel Laza de quien dijo que si ahora viviera “estaría absolutamente estupefacto de oír que un presidente del Gobierno en funciones mancilla la independencia de la Fiscalía General del Estado y encima no hace nada para detener otro golpe a la legalidad que, según la Audiencia Nacional se estaba ya preparando con los CDR y con Puigdemont”.

  Casado aseguró que quiere desde el PP “volver a hacer historia” y que el domingo el PP pueda cumplir con ese “mandato de cambio”.

 electoral naranja pronosticado que el 11N habrá "una sorpresa electoral si los liberales, los de centro y los valientes" van a votar, y por eso ha llamado "a los moderados a moderar España".

  "El domingo tenemos la ocasión de decirle a Sánchez que no nos hemos equivocado votando porque si vamos a votar, está claro que esta vez te vamos a echar y mandar a la oposición", ha asegurado Rivera en un acto en el Palacio de Congresos, el más multitudinario de toda la campaña naranja.

  Rivera, que ha puesto así fin a una campaña con todas las encuestas pronosticando un desastre electoral para Cs, ha cargado en repetidas ocasiones contra Sánchez, al que ha exigido que pasado mañana garantice que los catalanes puedan votar en libertad y para eso tiene que garantizar la seguridad.

  Además ha emplazado a defender la Constitución "aquí en Cataluña", responsabilizando al PP y al PSOE de que la situación en esta comunidad esté donde está ahora por "décadas de concesiones al chantaje nacionalista".

  Pero después de cuarenta años "agachando la cabeza" sin obtener resultados, Rivera cree que hay que cambiar de estrategia y ha emplazado a que "socialistas, liberales y conservadores" sumen fuerzas para defender la unidad: "Basta ya de odio, de dividir, de levantar fronteras".

 

Unidas Podemos, con Kiko Veneno

Cierre de campaña: Casado pide "su voto prestado" a los socialistas "de buena fe" y a los electores de Vox y Cs

Unidas Podemos ha cerrado la campaña con un acto en la Feria de Madrid (IFEMA) en el que han intervenido el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, la 'número dos' del partido, Irene Montero, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

  La portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, ha llamado a votar a su coalición cuando, según ha dicho, el "discurso de la ultraderecha" está marcando las últimas horas de la campaña y está "en su salsa".

  Irene Montero se ha pronunciado así ante las casi 5.000 personas que arropaban a Pablo Iglesias y que han gritado con fuerza "No pasarán" al inicio del acto que pondrá el colofón a la campaña del 10N con un concierto de Kiko Veneno y O'Funquillo.

  En referencia a Vox y ante la posibilidad de que el partido de Santiago Abascal mejore sus resultados en las elecciones generales del domingo, los asistentes al acto de Unidas Podemos han clamado con el clásico lema antifascista.

  La portavoz parlamentaria ha lamentado que el PSOE haya buscado "disputar el voto de la derecha" renunciando, ha dicho, a un proyecto político con recortes "por arriba".

  "Nos hemos quedado solas defendiendo un proyecto de vida digna para las mayorías", ha denunciado Irene Montero en referencia al PSOE.

  El acto ha empezado con una hora y media de retraso porque el candidato Pablo Iglesias estaba acostando a sus hijos Leo y Manuel, según ha explicado la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos después de que el público reprochase el retraso en varias ocasiones con silbidos.

 

Vox, en la plaza de Colón

Cierre de campaña: Casado pide "su voto prestado" a los socialistas "de buena fe" y a los electores de Vox y Cs

La plaza de Colón se convirtió en la plaza de la “España viva”. Vox celebró su cierre de campaña en la su talismán desde la que su líder, Santiago Abascal presumió por ser los únicos “se atreven a convocar y llenarla” y 20.000 personas -según fuentes de Vox- abarrotaban la plaza, que resistió a las bajas temperaturas ondeando cientos de banderas españolas. “Presidente, presidente”, le gritaron los simpatizantes. Abascal pidió el voto para Vox que es “una alternativa patriótica” y aseguró que tienen la “responsabilidad patriótica de representar españoles por encima del sectarismo ideológico”.

  El líder de Vox advirtió de que, en un momento de “desafío social” en forma de crisis económica, cuando nos encontramos divididos por el separatismo regional, por los viejos odios que “quieren que volvamos a pelear desunidos Vox se presenta con la palabra “concordia” y apuesta por la aplicación de la ley “contra golpistas y separatistas”. Según indicó el líder de Vox “frente a la emergencia social solo hay una solución: “Abordaje al bunker autonómico” del dijo, que viven los partidos políticos.

  Abacal alertó de las noticias falsas “fake news” y las mentiras escatológicas que se están publicando por parte de algún medio. “La basura que se publicará sobre nosotros no la podréis ni imaginar” y aseguró que esa criminalización “tiene consecuencias” como la agresión que sufrió la candidata de Vox por Vizcaya, Nerea Alzola el jueves. “Ellos son los responsables de los ataques que se están perpetrando contra nosotros, permitidas por las juntas electorales de zona”.

  Sobre Ciudadanos recordó que “se ha puesto muy nervioso” y ya no sabía que más sacar del “saco del merchandaising”. También se refirió al PP que dijo ha encontrado una nueva estrategia contra Vox, donde se les ha ocurrido lo del “voto útil” y respondió a Casado cuando dice que votar a Vox es votar a Vox y votar al PP es votar a Sánchez. “Lo mismo nos dijeron que votar a Rajoy era echar a a Zapatero, pero no combatieron el golpe de Estado en Cataluña, ni las leyes de género, ni tumbaron las leyes de Zapatero”. Abascal da la razón a Casado “votar a Vox es votar a Vox” pero también “ echar a Sánchez y las políticas totalitarias de la izquierda” y “hace falta que tenga una gran fuerza porque si no a Cs y a PP le tiemblan las piernas”. El líder de Vox pidió el voto para “devolver la libertad a todos los españoles, no solo que la tengan los de la izquierda”. Y se comprometió que si los españoles les apoyan “no nos temblará el pulso” para aplicar el 155 o “para ordenar la puesta a disposición judicial de los golpistas”.