23/06/2018
Editoriales

Premio Alfonso Reyes para Alberto Manguel

 

“Una lejana tarde, hace más de cinco milenios, cierto inspirado antepasado nuestro tomó una invención burocrática -la escritura, empleada hasta entonces para contabilizar mercadería y ganado- y la utilizó para imaginar el mundo en palabras. La invención de historias, que hasta entonces había sido un arte oral, fue liberada así de los límites impuestos por el tiempo y el espacio, y nos permitió aquello que Quevedo llamó la "conversación con los difuntos" El amor a las bibliotecas, como la mayor parte de los amores, hay que aprenderlo. El que entra por primera vez en una habitación hecha de libros no puede saber instintivamente cómo comportarse, qué se espera de él, qué se promete, qué se permite.

 

Las palabras anteriores corresponden al escritor, traductor, editor y crítico literario, Alberto Manguel, quien estuvo en Monterrey recientemente para recibir el Premio Internacional Alfonso Reyes 2017. El premio está coorganizado y patrocinado por la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el Gobierno del Estado de Nuevo León, por medio del Consejo para la Cultura y las Artes (CONARTE), la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el Tecnológico de Monterrey (ITESM), la Universidad de Monterrey (UDEM) y la Universidad Regiomontana (U-ERRE). Se entrega desde 1973, cuando lo recibió Jorge Luis Borges, la Sociedad Alfonsina Internacional.

 

El Premio Internacional Alfonso Reyes distingue a aquellas personalidades que cuentan con una amplia trayectoria en el campo de las humanidades y que han enfocado su talento, como don Alfonso Reyes, a los diversos géneros de la escritura y a difundir la cultura humanística universal. Así, a lo largo de su historia, el premio ha reconocido a figuras como El Premio Internacional Alfonso Reyes fue creado en 1972. A lo largo de su historia ha reconocido a figuras como Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Marcel Bataillon, André Malraux, George Steiner, Harold Bloom, Fernando del Paso, Sergio Pitol, Margit Frenk e Ida Vitale.

 

Este año se decidió entregar el Premio Internacional Alfonso Reyes 2017 al escritor Alberto Manguel, pues tiene, como Alfonso Reyes, la vocación universalista que encuentra en las letras y en las humanidades tanto una vía de realización personal como la oportunidad de encuentro con el otro.

 

Alberto Manguel comparte con don Alfonso Reyes el carácter de excepcional polígrafo, pues ha cultivado, siempre de manera sobresaliente, el ensayo además de ejercer el periodismo y la traducción literaria. Sin embargo, antes que nada, Manguel es un lector, un lector que escribe. Aprendió de Jorge Luis Borges, el gran amigo de Reyes, que el ejercicio de la lectura no es sólo una actividad pasiva, sino que es parte fundamental del proceso de construcción de la cultura.

 

Por ello ha dedicado sus esfuerzos a reivindicar el acto de leer como una fuerza liberadora que permite al individuo vincularse constructivamente con su comunidad, pero también con todas las expresiones universales del humanismo.

 

Su experiencia como ciudadano del mundo imprime a la obra ensayística de Manguel una profunda lucidez en la que se demuestra que los valores culturales son experiencias comunes a todo ser humano y que trascienden nociones contingentes como las de tradiciones o nacionalidades.

 

Producto de esa convicción, Manguel es autor de una copiosa obra dedicada a desentrañar la maravilla de la lectura, baste mencionar la obra Una historia de la lectura, considerada ya un clásico en el tema y cuya universalidad le ha valido traducciones a más de treinta lenguas.

 

Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948) es escritor, traductor, editor, crítico literario y colaborador habitual de importantes diarios y revistas. Autor de una copiosa obra que comprende el ensayo, la narrativa y la antología. Director de la Biblioteca Nacional de Argentina, recientemente fue designado miembro de número de la Academia Argentina de Letras. Ha sido distinguido como Doctor Honoris Causa por la Universidad de York (Canadá), la Universidad de Ottawa, la Universidad Anglia Ruskin (Cambridge) y la Universidad de Lieja (Bélgica). Entre las distinciones internacionales que ha obtenido destacan el Premio Germán Sánchez Ruipérez, el Prix Roger Caillois, la beca Guggenheim y el título de Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres que otorga el gobierno francés.

 

Hijo del embajador de Argentina en Israel, Manguel pasó su primera infancia en Tel Aviv y su primera lengua fue el inglés. A los 6 años, cuando su familia regresa a su país natal, aprende el español. En 1968 deja nuevamente Argentina para vivir en diferentes países como Francia, Inglaterra e Italia donde desarrolla una intensa actividad como reseñista, editor y traductor. Hacia 1983 se asienta en Canadá por unos 20 años y adopta la nacionalidad de ese país. Alrededor del año 2000 se traslada a Francia y en 2016 es designado director de la Biblioteca Nacional de Argentina.

 

Manguel inició su carrera literaria como narrador. En 1971 recibe el premio de cuento que otorga el diario argentino La Nación, mientras que su primera novela News from a Foreign Country Came, obtuvo en 1992 el Premio McKitterick de la Sociedad de Autores del Reino Unido. Su labor como traductor le valió obtener mención honorífica en el Premio Lewis Gallantière Translation por su versión al inglés de Nouvelles orientales de Marguerite Yourcenar.

  

“La promoción de la lectura no es independiente de la promoción de la calidad de vida. Se tiene que ofrecer a los ciudadanos ser lectores e imaginar mundos mejores, pero al mismo tiempo garantizar comida, vivienda y salud. Hay una definición de lo que era Alfonso Reyes en un códex en el Vaticano, escrito en 1524, con un verso que dice lo siguiente: ‘Quienes leen y vuelven las páginas nos muestran el camino; son los que nos guían’. Alfonso Reyes es ese guía”, dijo.

 

El Comité Organizador del Premio está integrado por la Secretaría de Cultura a través del INBA, el Gobierno del Estado de Nuevo León por medio del Conarte, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el Tecnológico de Monterrey, la Universidad de Monterrey y la Universidad Regiomontana. Lo entrega desde 1973 –cuando lo recibió Borges– la Sociedad Alfonsina Internacional.

 

En la ceremonia estuvieron presentes el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; la directora general del INBA, Lidia Camacho; el coordinador de Literatura del INBA, Geney Beltrán; Ricardo Marcos, presidente del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León; el presidente de la Sociedad Alfonsina Internacional, Felipe Garrido; entre otros.

 

Durante su intervención, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón sostuvo: “Creo en la imaginación que lleva a las personas a lo máximo; a ese destino que quieren llegar: el que imaginan y que consiguen al ir haciendo un camino. El reconocimiento que hoy otorgamos es en honor a un gran hombre, don Alfonso Reyes, un orgullo para todos, porque de él nacen muchas cosas. Lo que hizo, escribió o dijo, hoy lo recordamos porque es eterno. Usted también, don Alberto, es eterno a partir de hoy, porque no busca el reconocimiento: hace lo que le gusta”.

 

La promoción de la lectura no es independiente de la promoción de la calidad de vida. Se tiene que ofrecer a los ciudadanos ser lectores e imaginar mundos mejores, pero al mismo tiempo garantizar comida, vivienda y salud, aseguró el escritor Alberto Manguel al recibir el Premio Internacional Alfonso Reyes 2017.

 

Por la tarde, en la Capilla Alfonsina de la UANL Manguel estuvo presente en la colocación de una placa con su nombre al lado de otros grandes escritores que en el pasado han recibido este Premio que lleva el nombre del regiomontano ilustre y mexicano universal. En esa ceremonia y en representación del Rector de la UANL, Ing. Rogelio Garza Rivera, el Maestro Celso José Garza Acuña, comentó que el galardonado inició su trayectoria como narrador, obtuvo el premio Premio McKitterick de la Sociedad de Autores del Reino Unido con su novela "News from a Foreign Country Came" y ha sido distinguido como doctor Honoris Causa por las universidades de York de Ottawa, Ruskin y de Lieja.

           

Alberto Manguel es no sólo un digno depositario del legado alfonsino, sino un novedoso continuador: alguien que ha sabido moverse en los tiempos que corren, sin perder de vista lo asuntos esenciales para el continúo cuestionamiento de la condición humana, y que van desde la exploración de la amistad hasta la arqueología de la curiosidad.

           

Celebremos esta afortunadísima designación leyendo su obra, y comprobando que Albero Manguel es, al mismo tiempo, un contemporáneo y un heredero del legado de Alfonso Reyes.