11/Dec/2019
Editoriales

El crecimiento de AMLO y el “crecimiento” del periodo neo liberal

 

La “maldición del 2%” en 20 años,  que reporta Forbes menos el crecimiento de la población da a cero%

Durante el periodo neo liberal  (1983-2918) México sufrió lo que la revista Forbes llamó “la maldición del 2%” de crecimiento económico o del PIB,  sobre todo desde los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Pero, aunque los gobiernos de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo obtuvieron mayor crecimiento nominal,  de 4.3% y 3.2% ;  hay que tomar en cuenta que esos crecimientos proviene de una caída de menos 1.8% durante el gobierno de Miguel de la Madrid y si se resta esa caída queda alrededor del 2% también.  Dado que esos gobiernos consagraron los recursos del estado, especialmente los ingresos petroleros, al pago de la deuda que sin embargo aumentó de los 85 mil mdd a los casi 500 mil mdd que dejo Peña Nieto en el 2018,  el crecimiento se dejó en manos de la “inversión extranjera” que , supuestamente vendría a salvarnos de nuestra bancarrota y estancamiento, especialmente después de la firma del TLCAN en 1994.  

  Dicha inversión extranjera aumentó, en efecto, del orden de los 5054 mdd en el gobierno de Carlos Salinas a los 33, 134 mdd con Peña Nieto, sin que ese “aumento “lograra alterar el estancamiento del crecimiento en  alrededor del 2% durante todo el periodo.  Como es sabido, si el crecimiento de la población fue mayor que ese 2% en esos años, el crecimiento se reduce a 0%.  Pero eso no es lo peor, durante ese mismo periodo las exportaciones “mexicanas” aumentaron del orden de los 50 mil mdd a los más de 409 mil mdd que se lograron en 2017 (las del 2018 no disponibles todavía) sin que se lograra tampoco aumentar el crecimiento de la economía. ¿Por qué. Muy simple: La economía exportadora es una operación de saqueo, operada por empresas extranjeras y maquiladoras. Sus ventas al exterior se lograron en base a una reducción sistemática del poder adquisitivo del salario hasta llegar a un 75% y la imposición, consecuentemente, de los salarios más bajos del mundo.  El abandono del campo y los bajos salarios en la ciudades generaron 14 millones de migrantes o “exilados económicos” hacia EU y unos 30 millones de “empleos informales” en las ciudades. Así, de una Población Económicamente Activa de 53 millones de personas actualmente, el 56% de ellas, unos 30 millones,  viven del empleo informal y sólo entre 2 y 3 millones son reconocidos como “desempleados”.  De esos amplios sectores de la economía informal y de los desempleados es donde el crimen organizado ha reclutado sus ejércitos y donde la industria de las drogas, Narcotráfico SA genera unos 2 millones de “empleos” también “informales”.

   Bajo el lema de “becarios No sicarios” el gobierno del presidente Andrés López Obrador se ha propuesto rescatar a 6 millones de jóvenes de esas condiciones mediante el programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Al mismo tiempo, mediante un sistema de becas también, acudir al rescate de los millones de personas mayores y pobres abandonados por “el mercado” y por los gobiernos neo liberales.  Por otro lado, los grandes proyectos de infraestructura del gobierno como el Tren Maya o el Tren del Istmo serán generadores de miles de empleos y tendrán un impacto importante sobre la economía de una región también abandonada por siglos y que es el sureste de México.  

  Utilizando recursos fiscales para estos fines, el gobierno de AMLO realiza una “redistribución de la riqueza” existente y de esa forma impulsa a su vez el mercado interno y el desarrollo del país.  Para los tecnócratas y monetaristas, esos millones de empleos como el de los Jóvenes Construyendo el Futuro o los 200 mil campesinos trabajando en el plan “Sembrando Vida” no son empleos puesto que no fueron “generados por la dinámica económica” sino por el gobierno al que se le había apartado de su participación en el  desarrollo durante 36 años para darle hegemonía a “al mercado” que era el que decidía quién tenía o no tenía empleo y quién vivía y quién moría.  Hoy eso se acabó y el estado está RECONSTRUYENDO lo destruido por el periodo neo liberal, como se ve claramente en la producción petrolera o en el campo y el sector salud.  En eso consiste el crecimiento del gobierno de AMLO en los primeros 3 años al menos.