16/07/2019
Editoriales

Calígula

Cayo Julio César Germánico nació en el año 12 dC. El apodo Calígula viene de caliga, un calzado militar que su madre Agripina la Mayor le obligaba a usar. Al morir Tiberio, Calígula asciende al poder como Emperador en el año de 37 y de inmediato se ganó a los soldados y al pueblo con generosas dádivas y festejos de tres meses de duración. Pronto enfermó y ello hizo que aparecieran algunas confabulaciones – como la urdida por Macrón, el prefecto del pretorio- para ser sustituido por el joven Tiberio Gemelo.

Cuando Calígula sanó, mandó asesinar a todos, y a su rival Tiberio Gemelo, lo obligó a suicidarse. Su siguiente meta fue tratar de disminuir el poder al senado romano, pues lo consideraba el nido de la conspiración. Sin embargo, al morir su hermana Drusila en el año 38, se dio otro cambio en su carácter, pues luego de guardar luto por largo tiempo, buscaba cualquier pretexto para eliminar a sus adversarios, aunque nunca dejó de considerar enemigo al senado.

El capítulo en que quiso hacer senador a su caballo Incitatus fue una demostración de desprecio–no de locura- al senado, pues desconfiaba de todos, y así fue como se rodeó de sicarios reclutados entre libertos y pretorianos. Cuando ejecutaba a un enemigo, antes lo torturaba públicamente para que todos le temieran. Así que el 24 de enero de año 41, unos pretorianos a las órdenes de Casio Querea y Cornelio Sabino, lo apuñalaron.