Nacional

Prensa británica empuja la destitución o el asesinato de Donald Trump

Por Benjamín Castro

Ciertamente, los operativos de Obama como la ex subprocuradora general, Sally Yates y los editores del Washington Post, entre otros, jugaron sus papeles asignados para orquestar la salida del general Michael Flynn como Asesor de Seguridad Nacional.

Los medios desinformativos británicos hicieron ostentación descaradamente de que la salida de Flynn no es el fin, sino el principio de la campaña para sacar al Presidente Donald Trump de su cargo, y tumbarlo debido a que se ha atrevido a proponer que Estados Unidos y Rusia deben de cooperar para el bien mayor de todas las naciones.

Nada más vean a la cadena oficial del imperio, la British Broadcasting Corp., más conocida como "la BBC de Londres", cuya nota principal durante todo el día martes 14 fue la salida de Flynn. Hay que recordar que la BBC, por si no lo sabían, opera bajo una Cédula Real desde su fundación en la década de 1920.

La noticia era Flynn, pero el blanco de la BBC es Trump, a quien le dedicaron otras seis "noticias" dizque relacionadas con el escándalo de Flynn pero que en realidad constituye el tema central. "Rusia: el escándalo que no puede agitar Trump", era el titular de una de esas. En otra se desgañitan con que "la controversia de Flynn puede agudizar el foco sobre las pasadas declaraciones de Donald Trump a favor de Rusia". Luego insisten en que "la verdadera cuestión grande [es] ¿qué dice esto sobre la relación del Presidente Trump con Rusia?". Por qué Trump "se rehúsa tercamente a decir una sola palabra mala sobre... Vladimir Putin. ¿Nunca?"

Luego como muestra del verdadero fondo de las noticias, la BBC revive descaradamente el infame expediente totalmente fraudulento preparado por el oficial del MI6 británico, Christopher Steele, cuyo contenido se reconoció después que eran solo mentiras sobre las actividades de Trump en Rusia, para implicar que el Presidente de Estados Unidos puede ser chantajeado por Rusia.

"¿Por qué el amor con Putin? ¿Cuál es el motivo de esto? Incluso si las cosas más escabrosas del expediente fueran falsas, ¿hay algunas otras que son ciertas? ¿Tiene Putin algún tipo de palanca sobre el nuevo Presidente de Estados Unidos?", dice la voz del imperio.

El vocero de la City de Londres, el semanario Economist, también se unió a la BBC en señalar que la salida de Flynn no era la noticia principal, sino la señal de "una infección más profunda". Ambos implican que el gobierno de Trump se podría derrocar de manera más eficiente metiéndolo en la trampa de supuestos escenarios de encubrimiento, como los nexos de la Casa Blanca de Trump con Rusia, como los que investigaba el FBI de Obama en el período de transición.

Si ese escenario de juicio político no funciona, un colaborador del London Review of Books planteó otra opción: el asesinato de Trump: "No hay ningún daño inherente en fantasear" en que pueda ocurrir tal asesinato, escribió Adam Shatz en el portal electrónico del LRB. De hecho, Shatz simplemente compite en el descaro y cinismo con la BBC, y de manera más sucia todavía repite lo que había escrito ya hace un mes el corresponsal de la BBC en Washgingon, DC, Paul Wood en su artículo del 21 de enero que se publicó en la revista Spectator de Londres: "¿Será asesinado Donald Trump, derrocado por un golpe, o simplemente enjuiciado?" Estas sugerencias de asesinato que hizo Wood fueron un seguimiento a su artículo de la BBC del 12 de enero, en donde revela su papel en su coordinación con el ex director de la CIA de Obama, John Brennan, en la fabricación del cuento de que "Trump es un agente ruso".

A la luz de todo esto, ¿a quién creen que le están haciendo el juego los líderes demócratas y republicanos del Congreso que se inclinan obedientes para pedir una investigación a gran escala del asunto de Flynn.