20/09/2018
Editoriales

Entrecurules 28 06 2018

Decía don Jesús Reyes en 1963, al hablar del PRI: formamos un partido no una Iglesia y menos una secta.

Y por consiguiente, no existe en el PRI, rigidez dogmática.

 Y eso permite, dentro de la coincidencia de todos los miembros del partido en las ideas centrales en torno a la cual se agrupa la clase política priísta, matrices ideológicas, diferencias que sin afectar la línea medular, facilitan la libre discusión, el enriquecimiento del ideario que aglutina a los priistas y hoy en día, hay mucha gente con estos principios que mueven a nivel nacional tricolor.

Y la estructura política jurídica es democracia liberal.

 Es democrática en cuanto se funda en la idea de la soberanía popular, mediante el sufragio universal y la técnica de representación política, en cuanto consigna la igualdad ante la ley y su consecuencia al libre acceso a los puestos de elección popular.

Es liberal el estado mexicano, en tanto es un estado de derecho, en el que Estado no sólo obliga a participar, sino también al Estado.