31/May/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Marzo 29 de 1899: Nace en Linares, José S. Vivanco, quien llegaría a ser gobernador de Nuevo León. José Santiago Vivanco Lozano, fue hijo de Manuel Vivanco Ramírez y María Anunciación Lozano del Yerro, por quien llevaba sangre española pues ella nació en Madrid, mientras su padre fue oriundo de General Terán, NL. Don Pepe Vivanco, como coloquialmente le decían sus seguidores, fue un político sencillo, sin rebuscamientos en su trato y buen colaborador del gobernador Bonifacio Salinas Leal. Al acceder al poder ejecutivo estatal el licenciado Arturo B. De la Garza, lo nombró titular de la tesorería general del estado.

Después, el gobernador Ignacio Morones Prieto lo nombró secretario general de gobierno desde que iniciaba su administración, hasta diciembre de 1952, fecha en la que Morones se retiró de la gubernatura, para ser secretario de salud en el gabinete del presidente Adolfo Ruiz Cortínes. Así, Vivanco fue gobernador interino hasta el 31 de mayo de 1953, cuando en sesión extraordinaria este mismo órgano legislativo lo elige para ser gobernador constitucional desde esa fecha, hasta el 4 de octubre de 1955, cuando terminó a tambor batiente su periodo, entregándole la gubernatura al ex rector Raúl Rangel Frías.  José S. Vivanco es parte de la historia bonita del estado, pues le tocó gobernar durante el llamado Milagro Mexicano cuando el crecimiento de México asombraba a propios y extraños, así que su gobierno, tanto el de México como el de Vivanco, fue de importantes avances en todos los rubros.

Creció la industria, el comercio y se edificaron muchos sistemas proveedores de servicios para la población, que impactaron positivamente en el nivel de vida de los nuevoleoneses. Tan sólo en Monterrey, se construyó un acueducto de 48 pulgadas de agua potable que mide 10 kilómetros de longitud, que va desde Santa Catarina al tanque del Obispado donde se almacena el líquido para ser distribuido por gravedad por la red citadina. Lo mismo sucedió con los sistemas de agua potable de municipios como San Nicolás de los Garza, Cadereyta Jiménez, Santiago, Terán, Vallecillo, Allende y General Treviño, entre otros.  Se modernizaron las cabeceras municipales, dotando a varias de ellas con carreteras pavimentadas, como la de Galeana a san Roberto, que conecta con la carretera nacional a la altura del municipio de Matehuala, S. L. P.

Coincidió con su periodo, la inauguración de la presa Falcón sobre el río Bravo en Tamaulipas, permitiendo a la planta hidroeléctrica de la CFE generar electricidad que sirvió para el desarrollo del área metropolitana de Monterrey, comenzando por su industria. Su obra legislativa transformó al estado porque gracias a la ley de condominios actualizada, el crecimiento vertical se convirtió en alternativa válida en los planes de desarrollo urbano, instalándose más equipamiento urbano. México dio un gran paso a la modernidad cuando llegó a estados como el nuestro, la telefonía automática, que promueve la eficiencia y le da competitividad a nuestra planta industrial instalada. Vivanco murió en Monterrey en 1979.