31/May/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Abril 4 de 1985: arrestan en Costa Rica al narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, quien sería extraditado a nuestro país. El 7 de febrero anterior había sido secuestrado en Guadalajara el agente encubierto de la DEA el agente Enrique Camarena Salazar, quien después aparecería muerto y la autoridad culpó a Caro Quintero del crimen. Rafael Caro es sinaloense de nacimiento, avecindado en Guadalajara y cuando se asoció con Miguel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo para fundar el cártel de Guadalajara, se convirtieron en el primer grupo poderoso y conocido a nivel nacional e internacional por sus vínculos con los productores de drogas en Colombia.

Este tipo, Caro Quintero, era en Guadalajara todo un personaje, pues dadas las condiciones de grupo organizado para el negocio de las drogas, manejaba mucho dinero que le abría las puertas en la sociedad pues era una época en la que no estaba claro quien era quien. Luego se formaron y crecieron otros grupos similares que terminaron enfrentados entre ellos por las diversas plazas nacionales y el mercado norteamericano. El problema comenzó cuando hubo un operativo de la SEDENA y su Operación Cóndor en Chihuahua, que confiscó un enorme rancho llamado El Búfalo donde el cártel Guadalajara producía la llamada hierba mala. Al ver cómo el Ejército traía toda la información, el cártel Guadalajara sospechó que había infiltrados que dieron el aviso al gobierno, y descubrieron a Camarena como un agente encubierto.

Pero al secuestrarlo y asesinarlo, el gobierno norteamericano presionó al de México para que arrestaran a las cabecillas de dicho cartel. Caro Quintero se había relacionado sentimentalmente con una bella tapatía, Sara Cosío, pariente del destacado político don Guillermo Cosío, y cuando ella desapareció de las reuniones sociales en Guadalajara, se rumoraba que había sido secuestrada por Rafael Caro, pero ella misma se encargó de desmentir esa versión, confesando que entre ella y Caro Quintero había un idilio. Esta joven cometió un error de que fue determinante para la captura de Rafal Caro, pues llamó a su casa en Guadalajara y la policía interceptó la llamada, ubicando al capo. Caro Quintero estuvo en la cárcel desde 1985 hasta 2013 que consiguió su libertad gracias a un buen planteamiento legal de jurisdicciones en el caso de Camarena.