20/01/2018
Editoriales

DEUTSCHE BANK UN BANCO EN CEROS

Las ganancias netas del banco más grande de Alemania se redujeron casi a cero: en el segundo trimestre de este año, el banco solo obtuvo ganancias por 18 millones de euros. En el mismo trimestre del año pasado, las ganancias fueron de 796 millones de euros. Esto implica una pérdida en las ganancias de un 97.5% en solo un año. El miércoles 27 en la mañana en la bolsa de valores de Francfort, las acciones del Deutsche Bank cayeron en un 6%.

En el primer trimestre del 2016, el banco todavía tuvo una ganancia neta de 236 millones de euros; en contraste con esto el segundo trimestre produjo un 94% de pérdidas. El sector "mercados globales" fue responsable de la mayor parte de las pérdidas en el segundo trimestre con 28%, seguido de gestiones de fondos con -18% y otros portafolios de gestiones patrimoniales con - 12%; el único sector redituable fue Postbank, con una ganancia neta del 13%.

Sin embargo, las mini ganancias del segundo trimestre se deben a que relativamente tuvieron menores gastos judiciales, de solo 120 millones de euros de abril a julio; el año pasado, el banco tuvo que gastar 1,200 millones de euros en el mismo período. El gerente general John Cryan, un banquero británico de la rama de inversiones, dijo que él estaba contento con el desempeño del banco dado que pasaba por un "período bastante difícil", pero no dio ningún indicio de que se estuviera considerando un cambio fundamental de estrategia. Sin embargo, Cryan dijo, en el contexto de las cifras del segundo trimestre, que si no mejoraba el desempeño del banco, habría más racionalización y recortes en los costos.

En cuanto a "Proyecto Jade" —que según las últimas filtraciones a la prensa es una nueva estrategia del Deutsche Bank para sobrevivir, separando las actividades comerciales de las de inversiones— un vocero del banco declaró: "No se trata de dividir al banco con el proyecto Jade. Es más bien un proyecto que ya lleva algún tiempo de estarse implementando, para simplificar al banco como tal y su estructura". Marcus Schenck de la Junta de directores negó de manera similar los planes de división, diciendo en una conferencia telefónica con un grupo selecto de medios periodísticos que "algunas personas creen que nos vamos a ver forzados a vender Postbank en el 2017, pero ese no es el caso".