26/09/2018
Editoriales

Del procurador de Nuevo León, Bernardo González, no tenemos queja alguna

Finalmente se agotaron los recursos legales en contra del triunfo del ahora gobernador electo de Coahuila Miguel Riquelme, quien tomará posesión en el curso de la próxima semana, y al que no acusaban de hacer chapuza ni de haber sacado menos votos de los que mostró con actas, sino porque decían que se había pasado del tope de campaña… sale de la gubernatura Rubén Moreira, hermano de Humberto Moreira, quienes fueron gobernantes polémicos pues amén de los enfrentamientos con otras autoridades y medios de comunicación, entre ellos se tiraron con todo para eliminarse mutuamente de la política… así que los demás candidatos que después de la elección se unieron para intentar ganarle en la mesa lo que no pudieron hacer en las urnas, deben aprender la lección… y es que ciertamente la pobreza une mientras la riqueza divide, pero en la política deben hacer sus cuentas pensando con los pies en la tierra, porque nunca consideraron que podrían perder y por ello no se unieron antes de las elecciones… ¿estamos?...///

Del procurador de Nuevo León, Bernardo González, no tenemos queja alguna, nos cae bien porque se ve un hombre sincero y aunque no ha podido resolver los casos de inseguridad que le atañen a su dependencia, no se escuchan transas en la aplicación de la ley, y después de las pesadillas que hemos sufrido, eso es muy halagüeño para todos… sin embargo, nos hace ruido que diga que va a renunciar para inscribirse en la puja por la Fiscalía Anti corrupción, que dejará muy pronto –afortunadamente- Ernesto Canales… tiene tan poco Bernardo al frente de esa importante oficina que es clave para la tranquilidad de los nuevoleoneses, que se nos hace un desperdicio su salida tan pronto, pero una cosa es lo que él quiera y otra lo que le ordene su jefe El Bronco… ¿de acuerdo?...///