19/Sep/2019
Editoriales

Se derrumba ahora podemos en España como como Syriza en Grecia hace una semanas

El liderazgo de Iglesias dé tumbos

 

En las dos reuniones del Parlamento español de la semana pasada, convocadas para aprobar la investidura de Pedro Sánchez del PSOE como Presidente del gobierno es español, Pablo Iglesias,  líder de Unidos Podemos,  ordenó a sus 67 diputados abstenerse en la votación imposibilitando así la elección de Sánchez y exigiendo a cambio de su apoyo las carteras de hacienda, trabajo, la creación de otras tres más y una vicepresidencia de “asuntos sociales”. Todo eso siendo sólo la quinta bancada en el Parlamento. Según explicaron el objetivo era tener “competencias” para lograr cosas como la universalización de la salud, revertir la reforma laboral del PP, combatir el trabajo precario, evitar privatizaciones etc. ; es decir, revertir algunos de los estragos más visibles del programa neo liberal impuesto a España por la Troika del FMI, la Unión Europea y el Banco Central Europeo.  Obviamente Sánchez no aceptó y acusó a Iglesia de querer hacer “un gobierno paralelo, dentro de mi gobierno” cuando él buscaba un “gobernó coherente, con un proyecto único”, el de la Troika.   La Izquierda Unida se desmarcó de Iglesias y propuso apoyar al gobierno “desde afuera”,  sin entrar al gobierno y proponiendo dar la lucha “pro el programa y no por puestos”. Poco después, Carmen Calvo, la número dos en el PSOE dijo que en septiembre, cuando se realice la tercera y última sesión del Parlamento para el mismo asunto, el PSOE ya no buscará la alianza ni el gobierno de coalición con Podemos sino más bien acercarse al Partido Popular y a Ciudadanos --- dos partidos de la derecha pro Troika---  para lograr un acuerdo con ellos para un nuevo gobierno.  Obviamente el PSOE no pretende enfrentarse a la Troika a la que sirve ni cambiar el modelo económico. Iglesias en su desesperación después de haber sido su partido el principal derrotado en las últimas elecciones locales y al Parlamento europeo quiso pasarse de listo buscando cohabitar con un gobierno entreguista como el del PSOE para “desde adentro” revertir algunos aspectos grotescos y criminales de ese modelo.   En el fondo lo que subyace es: Podemos y su líder Pablo Iglesias, junto con Juan Carlos Monedero el principal ideólogo, no han sido capaces de presentar a España y a Europa un programa alternativo al de la Troika y por lo tanto se han limitado a tratar de remediar sus estragos y destrucción. Igual que Tsipras y Syriza en Grecia y en otros en Francia o Portugal. La mera oposición no es suficiente. La aristocracia negra   y la oligarquía financiera  siguen reinando en Europa porque mantienen su hegemonía “programática” e ideológica, como diría Gramci.