26/05/2019
Editoriales

“El Larrazabismo” intenta reconstruirse en NL vía Morena con Miguel Ángel García y otros

 

  --La corriente busca resurgir con los viejos métodos con que se impuso en el PAN en el pasado

 

Miguel Ángel García, quien ahora se promueve como futuro dirigente de Morena N.L. o candidato de ese partido a alguna Alcaldía vía la celebración de “asambleas de militantes” acarreados o comprados con despensas y comida, fue el sucesor de Fernando Larrazábal como Alcalde de San Nicolás en el 2006. Larrazábal pasó a ser diputado local hasta el 2009  y después, en ese año, pasó a ser Alcalde de Monterrey.  Judith Díaz fue diputada federal  plurinominal --- o sea de lista--, del PAN de 2003 a 2006 (mismos años de Miguel Ángel García en San Nicolás) y después senadora entre 2006 y 2012. Antes de eso fue la responsable de SEDESOL municipal en Guadalupe, bajo el gobierno de José María Elizondo quien fue candidato de Morena para el municipio de Guadalupe en las relecciones recientes. ¿Coincidencias? Puede que sí. Pero esos años del 2003  hasta 2012 en que empieza a  declinar la  estrella de Larrazábal por un escándalo que lo vincula al cobro de piso a los casinos, fueron el ascenso del “larrazabismo”, la corriente que desbancó a la vieja guardia panista, la de Rogelio Sada, José Luis Coindreau, Treviño Landóis, Cana Fernández, etc.  Rogelio Sada renunció al PAN cuando Larrazábal fue nombrado candidato a diputado federal en 2012 y acusó a éste  y a su corriente (dentro de la cual figuraban Miguel Ángel García y la propia Judith Díaz, o sea figuras de clase media o del sector popular) de ser “ultra pragmáticos” y “tener bajo sus órdenes a puros “acarreadores”  que usaban la nómina municipal para acarrear gente y “miles de come lonches”.  Con esos métodos, Larrazabal y sus huestes desbancaron a la vieja cúpula tomando el control de asambleas y votaciones.  Y como dice el dicho: “El que a hierro mata a hierro muere. La vieja cúpula panista había desbancado antes en base a dinero y apoyo empresarial  a los viejos “doctrinarios” del PAN como Pablo Emilio Madero o Miguel Ángel Conchello o la  familia Clouthier. Todo eso ocurrió al inicio del periodo neo liberal. La vieja cúpula de surgió en los años 80s, para defender el neo liberalismo y los Larrazábal parecerían una transfiguración o degeneración mayor  de ese mismo partido en una banda que compra mercenarios para tomar plazas o puestos y saquearlos.  Después, a partir del 2012, otro grupo  semejante, el de Raúl Gracia, Víctor Pérez y Zeferino Salgado los desbancaron usando el gran desprestigio de Larrazábal y traicionando y dejando sola a Margarita Arrellanes provocando su debacle y el fin de su carrera política. Miguel Ángel García y Víctor Fuentes se enfrentaron al grupo de Gracia en esta última elección en la pelea por las diferentes candidaturas y por eso ahora son disidentes y buscaron un acuerdo con Morena ofreciendo “600 personas” para la estructura electoral.