05/Aug/2020
Editoriales

Audiencia Pública

La llegada de Margarita Ríos-Farjat a la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un triunfo mayor para Nuevo León, pues ya tiene además de Alfonso Romo y Rosario Piedra, a otra cabeza importante en la vida pública nacional… ciertamente ya estaba de titular en el SAT que de suyo es otra importante posición nacional, sin embargo, acá en la SCJN está haciendo historia… el Estado de Nuevo León tiene ahora una presencia federal muy relevante, a la altura de su dignidad como entidad soberana que aporta no sólo una gran rebanada del pastel fiscal y del PIB nacional, sino de personajes que inciden en la opinión pública de los mexicanos… ¿qué tal pollo pa´l arroz?...///

Localmente se escuchan un par de voces pregonando algunas tesis que de entrada suenan fuera de lugar… la primera es la del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, cuando declara que en el 2024 él podría ser presidente de la República, pues no ha terminado de salir limpio del expediente que el Congreso del Estado debe desahogar para permitirle terminar su sexenio como gobernador… y la segunda voz que desentona es la del priísta Felipe Enríquez, quien ahora dice que no va a permitir que Paco Cienfuegos sea alcalde de Monterrey, evidenciando lo inocultable: lo odia con odio jarocho…///

Pero eso se vale, pues los sentimientos humanos se reflejan en la política, la amistad, las afinidades personales e ideológicas, así como sus contrapartes que son la enemistad, las desavenencias políticas y desde luego, el odio… no sabemos cuál sea el motivo -ni nos interesa saberlo- del odio que siente Enríquez por Cienfuegos, pero ya debiera darse cuenta que sus expresiones públicas atacándolo sólo han servido para descalificarlo a él mismo, pues nadie quisiera votar por una persona que se conduce con las vísceras de fuera… en cambio, Cienfuegos ahora es el dirigente nacional de los Diputados priístas, no sólo de los de Nuevo León… ¿estamos?...///