11/Aug/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Noviembre 23 de 1889: El Congreso del Estado aprueba la iniciativa de ley enviada por el general Bernardo Reyes, en su calidad de gobernador de Nuevo León, que exenta del pago de impuesto por el lapso de veinte años, a las nuevas industrias que se llegaran a instalar, así como a las empresas de servicio público.

Esto desde luego que tiene una reacción muy favorable para el desarrollo industrial del estado, pues la Cervecería Cuauhtémoc se inauguró inmediatamente en el año de 1890, y una década después, en el mes de mayo del año 1900, abrió sus puertas la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, y para 1909 abrió la Vidriera Monterrey, configurando la tercia de grandes empresas que cimentaron el desarrollo industrial de Monterrey, ciudad que llegó a considerarse la Capital Industrial de México.

Desde luego que no fueron las únicas empresas que aprovecharon el estímulo fiscal auspiciado por Bernardo Reyes, pero sí las primeras de gran calado a nivel nacional. Nuevo León desde entonces ha sido una entidad con alto nivel de vida, pues del desarrollo industrial llegó una bonanza económica por la derrama de inversiones que crearon empleos potenciando al Estado en todos los ámbitos.