24/04/2018
Editoriales

EL PRINCIPAL OPOSITOR AL MURO ESTA DENTRO DEL GABINETE DE TRUMP

Un muro en la frontera, o cualquier barrera física, no va a detener la inmigración ilegal, debido a "las ganancias increíbles que salen de nuestro país por el consumo de las drogas", afirmó el 10 de enero en la audiencia de su confirmación, el general John Kelly, nombrado por el Presidente Trump como titular del Departamento de Seguridad Nacional de EUA.

 Durante los últimos años, como jefe del Comando Sur de Estados Unidos, el general Kelly ha señalado públicamente que los espantoso niveles de consumo de drogas en Estados Unidos, empeorados por la "hipocresía" de la legalización de las drogas en EU, es lo que amenaza a la seguridad nacional del país, no los niños y las familias que huyen de la destrucción que hacen de sus naciones los carteles que obtienen sus ganancias del consumo de drogas en Estados Unidos. Kelly ha sido inflexible en su evaluación de que los carteles de las drogas, que coincide con las redes del tráfico de seres humanos y con el terrorismo internacional, son una amenaza enorme a la que hay que ponerle mucha atención.

Los siguientes extractos de una entrevista con el general Kelly, hecha el 15 de octubre de 2015, y que fue publicada por el Pacific Council, son típicos de la constantes advertencias hechas por él tanto a la prensa como en audiencias en el Congreso. Melissa Lockhart del Pacific Council, le preguntó al general Kelly cuáles piensa él que son las "causas de fondo" del "flujo de inmigrantes desde América Central, en particular de menores solos", a lo cual añadió el comentario de que "estos individuos que llegan a la frontera, por medios de traficantes de personas, huyen de la violencia, de la pobreza y del crimen".