27/04/2018
Editoriales

Hay una gruesa acusación de acoso sexual acompañada de escándalo periodístico que afecta al escritor local Felipe Montes

La empresa paraestatal que maneja el agua a nombre de los municipios metropolitanos, que se llama Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, salvaguarda del preciado líquido y que ha hecho históricamente grandes esfuerzos para purificar las aguas y que fue la primera ciudad de América Latina en tratar al 100% las aguas residuales, está contaminando el río Santa catarina… esto es no sólo inédito, sino para Ripley, pues el reporte de la Profepa no da lugar a  dudas, no se trata de aguas residuales de origen industrial, no, son descargas de la planta de bombeo de Juárez… en serio que nunca habíamos visto este tipo de noticias, pues no sólo es los estrepitosos fracasos legales durante los juicios en los que está inmerso el gobierno del estado, ni tampoco son casos aislados los fracasos en transporte público como es la requisa de la Ecovía, sino que ahora la empresa ejemplo nacional e internacional, SADAM, ha sido señalada por la Profepa ¡como contaminante!... abrase visto…///  

Y continuando con situaciones inéditas locales, pero en otro rubro, vemos que hay una gruesa acusación de acoso sexual acompañada de escándalo periodístico que afecta  al escritor local Felipe Montes, pues se trata de un par de jóvenes estudiantes que son o eran sus alumnas y exigen justicia… lo peor es que el prestigio del ITSEM es el que sufrirá, tal vez más que cuando el ejército acribilló y mató a dos estudiantes en sus instalaciones durante el sexenio del presidente Felipe Calderón… Montes es un escritor popular y exitoso, tiene carisma entre el público que gusta de sus obras, motivo por el cual pareciera ser que se exagera, pues en todo caso si tuviera esas inclinaciones, de acosar a mujeres, entre sus fans tendría material suficiente, sin necesidad de recurrir a agredir torpemente a sus alumnas, algo que en todas las escuelas del mundo es penadísimo, y vemos difícil que se arriesgara a tanto… sin embargo, al menos hay dos muchachas decididas a que se le castigue por esas actividades de concupiscencia juvenil en un hombre que anda frisando los sesenta años… ¿será cierto?...///