17/Sep/2019
Editoriales

Entrecurules 05 12 2018

REBELDIA EN EL CONGRESO LOCAL. Con la aprobación de la Contraloría Interna del Congreso local, ayer diez diputados se rebelaron contra las bancadas del PAN y del PRI por considerar que es un traje a la medida para esos dos grupos.

 Ciertamente que el dictamen recibió 33 votos, ocho en contra y una abstención, pero curioso que algunas algunos diputados de Morena hayan votado de manera dividida Es decir algunos votaron a favor, pero otros en contra.

 Se vieron entre los diputados rebeldes con este asunto, Ivonne Bustos Paredes, del PVEM; Tabita Ortiz, del PES; Karina Barrón Perales, Mariela Saldívar, Jonathan Horacio Tijerina y Luis Donaldo Colosio, del MC; María Dolores Leal, de Nueva Alianza; Claudia Tapia y Arturo Bonifacio de la Garza y Asael Sepúlveda.

Y si el tablero registró ocho votos en contra y una abstención, los inconformes que ayer ofrecieron una rueda de prensa fueron diez.

 Con esta acción, se termina la etapa de la armonía legislativa, donde las diferentes bancadas se sumaban anteriormente a otras y hasta pedían permiso para suscribir determinada iniciativa o decreto.

 Y si entre los rebeldes no se vio al Coordinador de Morena, Ramiro González Gutiérrez, significa que votó en favor de la contraloría interna.

Y de los cuatro diputados que tiene el PT, solo se vio como inconforme a Asael Sepúlveda.

 Hace algunos años, se creó en el Congreso local ese auditor interno en la persona de Gustavo Ramírez, diputado del PAN, quien terminó siendo odiado por los más de 200 empleados del Poder Legislativo.

 Llevó la voz de los inconformes, el diputado Luis Donaldo Colosio Riojas, quien fue el que en tribuna presentó un voto particular para evitar la creación del contralor interno, pero su voto fue desechado por el PRI y por el PAN.

 Con esta figura, es decir el Contralor interno, que Colosio llama Malechor Interno, los empleados del Congreso local estarán en la indefensión total.

Y bueno, realmente esta es la primera vez que se juntan diez diputados para alzar su voz en contra de esta decisión.

 Veremos si en las sesiones futuras el voto de algunas bancadas continuará dividido o veremos a ver qué pasa.

 Por lo pronto, ahí esta este primer gesto de rebeldía en el Congreso local y algo deberán hacer el PRI y el PAN para contentar a los inconformes.

 No hay que minimizarlos, pues esos diputados de alguna manera, están en su papel opositor y ya llegará el momento en que los necesitarán.

Quizá esta rebeldía haga cambiar las cosas en el Congreso y de paso al debate legislativo que había estado ausente.