09/Dec/2019
Editoriales

DESPUÉS DEL BREXIT EUROPA SE DIVIDE EN LO MILITAR EN CUMBRE DE LA OTAN

Aunque la orden del día y las actuaciones de la cumbre de la OTAN en Varsovia, Polonia, este fin de semana pasado, estaban ya previamente planeadas y sujetas a un guión preestablecido, la realidad que se había impuesto la semana anterior, como es el caso del Brexit y otros desacuerdos que se suscitaron, ocupó la mente de todos los asistentes. "Escondido bajo un barniz de unidad, se vio la evidencia creciente en Varsovia de las fisuras dentro de Europa que van más allá de su escisión sumamente visible con Gran Bretaña", informó el diario New York Times. "Desde las sanciones económicas de la OTAN para presionar a Rusia, hasta los ejercicios militares de la alianza para disuadirla, se muestran signos de vacilación en Alemania, Francia e Italia, para seguir la línea dura" que adoptó la OTAN desde hace dos años luego de que Crimea decidió regresar a Rusia.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Philip Hammond, informó que todas las conversaciones que tuvo fueron sobre el Brexit. "No es una exageración quizás decir que no casi no hay otro tema sobre el tapete cuando me reúno con mis colegas", dijo después de la cena del viernes 8. "Estamos en una reunión de la OTAN, pero la mayoría de las pláticas no han sido sobre los temas de la OTAN, sino sobre los resultado del referéndum y de las consecuencias", agregó. Incluso el Presidente Barack Obama se reunió con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para tratar el asunto. "Obama se mostró sumamente interesado en impulsar un rápido arreglo del Brexit", le dijo un funcionario europeo a la agencia Reuters. "Tanto Tusk como Juncker se lo llevaron para darle una gira pedagógica e insistieron en la importancia de mantener a los 27 restantes (Estados de la UE) unidos. Si vamos demasiado rápido, podríamos perder esa unidad".

Pero el corresponsal de Bloomberg News, Marc Champion, no se muestra tan preocupado por el Brexit como tal, sino más bien por el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, quien ahora comparte el "escenario" con Putin en el papel de villano. A pesar de que la Canciller alemana Angela Merkel regañó a Steinmeier cuando éste acusó a la OTAN de generar "ruidos de sable", sus declaraciones, dice Champion, "han cristalizado los temores sobre la lección más amplia de la reciente sorpresa en la votación del Reino Unido para abandonar la Unión Europea: a saber, que el apoyo popular para la alianza y los valores occidentales que protege la OTAN se podrían estar evaporando, lo cual abre la puerta a más trastornos electorales y cambios fundamentales en lo político que hasta hace poco parecían inconcebibles".