20/11/2018
Editoriales

Piporro, que hombre tan sin embargo

No cabe duda. Lalo González "Piporro" siempre tuvo un gran cariño por su tierra natal. Con gran naturalidad nos decía que su pueblo fue antes la capital de Grecia. Sin embargo --explicaba--, al ocurrir la gran hecatombe de la caída del Coloso de Rodas y la separación de los continentes, en Atenas quedaron los restos del Partenón y en Los Herreras, Nuevo León, la pura piedra bola.

 

Incluso consideraba que el nombre de Eulalio, que le pusieron sus padres, suena a griego. En tono convincente explicaba las posibles raíces de su nombre: Eulalio --nos dijo-- proviene de Eus que es bien y Laleo, que significa hablado. En resúmen es: el bien hablado. "Por favor pronúncienlo bien". Ahora bien, por otra parte el nombre es lo de menos, pues el nombre lo hace la persona que lo lleva.

 

Y tenía razón. El nombre de Eulalio González, con el Piporro añadido, es un nombre bastante conocido en todo el país y en muchos lugares del extranjero. Con frecuencia, nuestro personaje continuó realizando giras por diversas ciudades de México y los Estados Unidos, sobre todo. Actualmente, sus películas continúan proyectándose a través de la televisión y son famosas también sus canciones.

 

Hace unos días, el primero de septiembre, se cumplieron 15 años de la desaparición física de nuestro buen amigo. Ese día, el Gobernador del Estado, Jaime Rodríguez, ofreció restaurar la estatua de Piporro que se encuentra en el Parque Hundido de la Macroplaza, la cual ha sido dañada por los véndalos. Y no sólo eso: ofreció también colocarla en un lugar más adecuado, que puede ser frente al Museo del Noreste.

 

Una de sus canciones, la que lleva por título "Chulas fronteras", sirvió como tema para el homenaje que hace algún tiempo el Instituto Coahuilense de Cultura le organizó a este singular personaje originario de Nuevo León. El evento se desarrolló en la ciudad de Saltillo. Fue organizado en coordinación con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Universidad Autónoma de Coahuila, la Universidad Autónoma Agraria "Antonio Narro" y la Universidad Tecnológica de Coahuila.

 

Este homenaje, en el cual nos tocó hacer uso de la palabra en compañía del escritor Armando Fuentes Aguirre “Catón”, se sumó a los numerosos eventos que con anterioridad se le dedicaron en otras ciudades, como México, Distrito Federal, Nuevo Laredo y Matamoros, Tamaulipas. Se trata de merecidos reconocimientos a quien dedicó medio siglo a representar, con alegría y cariño, a los norteños.

           

LOS HERRERAS,

SU CUNA NATAL

 

Ya hemos dicho que Lalo naciò en Los Herreras, Nuevo León, pero nos falta precisar cuándo. Cuando se le preguntaba por el año de su natalicio, solía responder: "yo tengo tres edades: la comercial 48 años, la fisiológica 25... ya para que quieren saber la otra".

 

De acuerdo con el acta de nacimiento, Eulalio González Ramírez nació el 16 de diciembre de 1923.

 

Con su buen humor característico, Lalo decía: "Tengo todos los años del mundo, pero apenas voy por la mitad".

 

Más importante que los años, es lo que hizo en esos años. Quienes le conocieron recordaban que se inició en la radio en los años cuarenta. Ya antes había sido estudiante de medicina, carrera que no concluyó. Cursó luego la especialidad de contador, la cual concluyó, pero no llegó a ejercer.

 

Su vocación era otra. En la búsqueda de nuevos caminos, incursionó en "El Porvenir", el decano de los diarios regiomontanos. Posteriormente fue locutor en la XEMR, en la XET y en la XEFB, todas estas estaciones de radio de la ciudad de Monterrey. Después pasó a la XEW en la ciudad de México.

 

COMO SURGIO

EL PIPORRO          

 

El personaje de "El Piporro" surgió cuando participó junto con el ídolo Pedro Infante en la película "Ahí viene Martín Corona". El joven Lalo hizo entonces el papel de un personaje sesentón, cuando apenas tenía 28 años de edad.

 

Esta película le abrió las puertas del cine. Lo demás corrió ya por su cuenta. Con talento y con esfuerzo dedicó su creatividad a la actuación, a la composición de canciones que él mismo interpretó y a la elaboración de los guiones de sus propias películas.

 

Un artista tan completo pronto habría de colocarse en un primerísimo lugar en el cine, en donde hizo películas como "Chulas fronteras", "El Rey del Tomate", "Torero por un día", "El Bracero del Año" y "La Valentina", entre otras. En esta última cinta, compartió estelares con la actriz María Félix.

 

Actuó también al lado de la Miss Universo Cristian Martel, Pedro Armendáriz, los hermanos Andrés, Domingo y Fernando Soler, Luis Aguilar, Arturo de Córdoba, Rosita Quintana, Roberto Cañedo, David Reynoso, Julio Aldama, Joaquín Cordero, Ana Bertha Lepe, Lilia Prado, Lola Flores, Agustín Lara, David Reynoso, Lucha Villa, Roberto Cañedo y José Elías Moreno.

 

Es, además, compositor de canciones, como "El Taconazo", "Chulas Fronteras" y "Don Baldomero". También escribió interesantes argumentos para sus propias películas, tales como "El Rey del Tomate", "Héroe a la Fuerza", "Torero por un Día", "El Bracero del Año", "Los Tales por cuales", "La Valentina", "Que hombre tan sin embargo" y "El Pistolero Desconocido".

 

Para concluir, recordaré una anécdota de Piporro:

 

“... A mí me pasó lo mismo que a Ben Kingsley cuando actuó como Gandhi: la película en la que participó. Después de ésa, le tuvieron que poner "Gandhi" abajo de su nombre, pa' que la gente lo reconociera. Lo mismo me pasaba a mí, yo tenía 27 años y hacía de un hombre maduro. Cuando me presentaban como Eulalio González, nadie sabía quién era, hasta que decían "pos es el Piporro, el que salió con Pedro Infante, es buen muchacho, de muy buenas familias"... tenían que ponerme una bola de cartas de recomendación. Y es que los personajes que yo hice al principio, cuando estaba chavo, fueron de viejón; y ora que estoy viejón, la hago de chavo. Lo que sí está difícil es hacerla de niño prodigio, porque ya no puedo”.