17/Nov/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Octubre 21 de 1866: sale rumbo a Orizaba el emperador Maximiliano de Habsburgo para irse a Europa tras abdicar el trono, vía el puerto de Veracruz. Cuando iniciaba su viaje fue alcanzado por un grupo de mexicanos conservadores para que desistiera de su propósito de abandonar México, y además en ese momento recibió una carta de su madre la emperatriz Sofía explicándole que no era tiempo de regresar a Viena, por lo que se quedó a luchar. Huelga decir que a Maximiliano lo había dejado colgado Napoleón III pues retiró las tropas francesas para enviarlas a otros frentes de guerra más productivos, ya que el Imperio Mexicano estaba quebrado económicamente.  Maximiliano entonces, escribió la llamada “Proclama de Orizaba” en la que dice retomar el poder para convocar a un Congreso Nacional con la representación de todos los partidos políticos y las regiones del país. Cayó en el garlito de creerle a los mexicanos imperialistas que temían perder sus prebendas con la presidencia de Benito Juárez. Maximiliano fue derrotado y fusilado por nuestro paisano Mariano Escobedo.