18/11/2018
Editoriales

NO, POR LO PRONTO, AL ESTADO DE EXCEPCION

La solicitud de parte del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, al Congreso federal de que reglamentara el Artículo 29 de la Constitución, tiene el objetivo expreso y declarado, de obtener facultades para poder "restringir o suspender" temporalmente las garantías y derechos individuales de los mexicanos y mexicanos No hubo problema en el senado y este autorizó esa reglamentación y la turno a la Cámara de diputados.

Ahí, en comisiones, la de gobernación la aprobó sin problemas y fue turnada a la de derechos humanos en donde se detuvo porque ahí los diputados miembros de esa comisión juzgaron que cancelaba algunos de los derechos humanos fundamentales. Además, y esto es lo importante, los diputados revelaron que el Artículo 29 contiene una fracción o apartado llamado "coto vedado", que contiene las garantías individuales, las mismas que no pueden ser ni siquiera puestas a discusión por el propio congreso.

Según parece, este apartado del Artículo 29 puede servir de base para impedir, de manera definitiva la reglamentación que Peña Nieto busca, de la misma forma en que logró detenerla temporalmente.