12/Aug/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Julio 04 de 1776: El congreso norteamericano aprueba el Acta de Independencia de Estados Unidos. Gran Bretaña tuvo problemas con sus colonizadores que había enviado a las Trece Colonias en América, pues se sublevaron buscando una mejoría en su condición de súbditos y un mejor trato fiscal. Al principio los colonos sólo querían autonomía, pero Jorge III les declaró rebeldes, pero Jorge III sobre reaccionó enviando tropas y en abril de 1775 se dieron las primeras batallas de Lexington y Concord, iniciándose formalmente la Guerra de Independencia norteamericana. En Filadelfia se celebró el llamado Segundo Congreso Continental del cual salió una proclama de gobierno autónomo de las Colonias Unidas de América, creándose el ejército continental al mando de George Washington.

Todo el problema empezó cuando el Parlamento Inglés gravó con el Impuesto del Timbre a casi todas las operaciones comerciales desarrolladas en una sociedad acostumbrada a no pagar impuestos más que los locales para costear la seguridad y los servicios públicos. Los colonos argüían que el timbre era para recaudar dinero, no para regular el comercio y se dio una audaz e histórica acción en 1773 al destruir un cargamento de té en Boston, generándose la ruptura entre los Hijos de la Libertad contra la Ley del Té. Avanzada la guerra, que en tierra dominaban los americanos y en el agua los ingleses, el 11 de junio de 1776 el Congreso nombró a cinco americanos capaces de redactar la declaración de independencia. Estos hombres eran: Benjamín Franklin de Pensilvania, John Adams de Massachusetts, Thomas Jefferson de Virginia, Robert R. Livingston de Nueva York, y Roger Sherman de Conecticut.

Ellos presentaron un primer borrador el 28 de junio de 1776, y en sólo dos días de deliberación se aprobó, sólo que se eliminó la afirmación de Jefferson que decía que Gran Bretaña había forzado la esclavitud en las colonias, pues ello lastimaría a los ingleses que apoyaban la independencia. Así, el 4 de julio de 1776, el Congreso aprobó la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, pero como Gran Bretaña dominaba los mares, no aceptaba la independencia de Estados Unidos y continuaban algunos enfrentamientos aislados. Sin querer queriendo, fueron 8 años de peleas con 236 batallas por la independencia, hasta que la guerra terminó en 1783 a la firma del Tratado de París. Hoy esas trece colonias han crecido con territorio francés (Luisiana) y sobre todo mexicano (Texas, Nuevo México y California), siendo una poderosa nación con territorio de océano a océano.