20/Sep/2019
Editoriales

PEÑA NIETO TAN DÉBIL COMO EL PESO

Esta mañana el dólar se cotizaba a 19.77 pesos. Casi todos los especialistas esperan que en estos días llegue a 20 pesos y nadie asegura que se va a detener ahí. El peso es de las monedas más castigadas dentro de las monedas de países "emergentes", que así es como se clasifica a México.

El peso está débil porque no es "atractivo" para los especuladores financieros que prefieren invertir sus recursos en naciones que ofrezcan mayor "garantía" y mayores ganancias. Por supuesto, el gobierno de Enrique Peña Nieto está dispuesto a dar lo que sea esos especuladores, incluyendo yacimientos petroleros o mano de obra barata y sin derechos.

Sin embargo, el petróleo no es muy atractivo en este momento como tampoco los metales de la industria minera cuyos precios andan por los suelos igual que el petróleo debido a la depresión económica de occidente. Además, esos especuladores saben muy bien y lo dicen a través de las compañías "calificadoras" como Moodys o Fitchs, que el gobierno de Peña Nieto esta insolvente y que muy probablemente enfrentará una nueva crisis de deuda antes del 2018. Para el 2017, el gobierno de Peña Nieto se propone destinar 568 mil mdp al servicio de la deuda mismos que no sabe de dónde va a sacar que no sea sacrificando el gasto en todos los sectores o subiendo la gasolina o con despidos masivos de personal de gobierno, etc.

Por este cuadro general y no por tal o cual incidente como la renuncia de Luis Videgaray a la SHCP, es por lo que Peña Nieto es un gobernante débil que no podrá imponer un sucesor y difícilmente podrá detener la llegada a Los Pinos al líder de la oposición Andrés Manuel López Obrador. Lo único que puede impedir esto es desatar una crisis institucional o una revuelta social antes del proceso electoral aprovechando la crisis financiera.