15/11/2018
Editoriales

REVELAN EL MÓVIL DEL GOLPE JUDICIAL EN BRASIL

El senador Aloysio Nunes, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional del Senado de Brasil, salió volando para Washington, DC, inmediatamente después del voto sobre el juicio político a la Presidente Dilma Rousseff, para reunirse con el cuarto funcionario más alto en el Departamento de Estado, el Secretario de Estado Asistente para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, con algunos senadores y otras personas, para tratar de impedir que el juicio contra la Presidente Roussef se vea como el golpe de Estado que es, y coordinar el apoyo para el inminente cambio de régimen en Brasil, como le llaman ahora al golpe de Estado.

Las declaraciones que han dado el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el secretario de la Unión de Naciones de Sudamérica (UNASUR) en el sentido de que el modo en que se está llevando a cabo el juicio político viola las normas democráticas, es un problema para los operadores del golpe.

Nunes le dijo al corresponsal de la cadena británica BBC en Brasil, cuando estuvo en Washington, DC, que el señalamiento de que se trata de un golpe está "dañando profundamente los intereses permanentes del país", e inmediatamente pasó a lanzar un ataque contra el BRICS:

"Una de las cosas que nos distingue de muchos de estos BRICS... es que Brasil es un país donde las instituciones democráticas funcionan normalmente, se respetan los derechos, la prensa es libre, y hay seguridad jurídica", declaró a la BBC.

Nunes pertenece al partido PSDB, cuyo candidato presidencial, Aecio Neves fue derrotado en las elecciones de 2014 por Dilma Rousseff, y quien está completamente detrás del intento de golpe mediante el juicio político. El actual vicepresidente, Michel Temer (del partido PMDB) se prepara ansiosamente para ocupar la Presidencia de manera interina si el Senado vota a favor de realizar el juicio político a mediados de mayo, y necesitará el apoyo del PSDB para formar un gobierno.

Nunes le dijo también a la BBC que el PSDB condiciona su alianza con un gobierno de Temer, a que Brasil cambie su actual política exterior. No dijo claro y raspado "nos vamos a salir del BRICS" explícitamente, pero eso va implícito en lo que si especificó: Brasil tiene que volverse en contra de Bolivia, Ecuador, y Venezuela, y "Estados Unidos tiene que ser nuestro mayor socio. Tenemos que trabajar para que Brasil se integre en Corrientes de comercio más grandes, más ventajosas y diversificadas, para promover acuerdos de libre comercio bilaterales, incluyendo a Estados Unidos".

Nunes especificó también que otra de las condiciones para participar en un eventual gobierno golpista con Temer, sería un "amplio programa" de concesiones sobre servicios públicos, es decir, privatizaciones.

El "golpe de los banqueros internacionales", de hecho, sigue su marcha. Otro senador del PSDB acaba de ser nombrado como relator de la comisión especial del Senado que revisará las acusaciones espurias que presentó la Cámara de Diputados (ninguna pretensión de imparcialidad aquí) y la votación del pleno del Senado para decidir la realización del juicio sigue por la vía rápida, para ejecutarse en la segunda semana de mayo.