13/11/2018
Editoriales

CRISTINA KIRCHNER DENUNCIA CONSPIRACIÓN CONTRA GOBERNANTES DE SUDAMÉRICA

Mientras que se acelera la persecución política que está haciendo el gobierno de Macri contra ella, la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner denunció el lunes 31 de octubre que hay una "operación regional" que se está haciendo en contra de ella, contra Dilma Rousseff, ex Presidente de Brasil, y en contra de los demás líderes que han rechazado al neoliberalismo.

Durante su comparecencia ante un tribunal en Buenos Aires para responder a las acusaciones de que bajo su Presidencia, todo su gobierno constituyó una "asociación ilegal" delictiva, que cometió lavado de dinero y corrupción, Fernández describió este caso como "un disparate mayúsculo... una formidable maniobra de persecución política" y "hostigamiento mediático". "Están tratando de ocultar lo que todos sabemos, lo que pasa en los supermercados, que el sueldo no alcanza con la inflación", dijo.

Ni siquiera es original, señaló. "También pasa en Brasil con Lula da Silva", el ex Presidente de Brasil, "y lo están dirigiendo contra quienes representamos un proceso de inclusión social", indicó Fernández. Se trata de "una operación regional" y que el actual gobierno de Macri, con ella trata de encubrir el desastre económico y social que sus políticas han creado en Argentina.

La ex Presidente advirtió que la meta de esta persecución es prohibirle a ella participar en la política —exactamente el tipo de operación que se está haciendo contra el enormemente popular Lula da Silva, a fin de evitar que haga campaña para la Presidencia en el 2018. Nótese que en Buenos Aires, las encuestas muestran una gran preferencia por Fernández de Kirchner y por el ex candidato presidencial peronista Daniel Scioli, a quienes promueven como candidatos al Senado y al Congreso, respectivamente, para las elecciones de mitad del mandato en el 2017.

Y al respecto de su supuesto liderato de una empresa criminal, Fernández dijo que habría que señalar al gobierno de Macri como una "asociación ilícita terrorista, que impone el terror a la gente cuando va al supermercado o cuando le llega la factura de luz o de gas", porque no pueden pagar sus cuentas o comprar comida, todo cortesía de las políticas monetaristas de Macri.