16/06/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 26 de 1885: Nace en Salinas Victoria, Gregorio Morales Sánchez, quien sería profesor, militar y gobernador del estado. Hijo de Santos Morales y Margarita Sánchez, estudia en la Escuela Normal del estado, y trabaja de maestro en la misma institución. Su vocación política queda manifiesta desde estudiante, así que cuando tiene la oportunidad se suma al constitucionalismo que dirige don Venustiano Carranza, distinguiéndose por su valor y disciplina. Cuando se le otorga el grado de general brigadier, en 1929, quedó al frente del 52 batallón que enfrentaría al general Escobar, lo que le valió para ser condecorado por su buena actuación militar.

Su presencia en el estado le daba seguridad al gobierno federal, para –en un momento crítico- anular el proceso electoral de julio de 1935 en el cual participaron peleando la gubernatura, Fortunato Zuazua y Plutarco Elías Calles Chacón. Así que, en ese momento, a recomendación del presidente Lázaro Cárdenas del Río, es nombrado por el Tribunal Superior de Justicia, gobernador provisional del estado, el general Gregorio Morales Sánchez, quien rinde su protesta de ley el 4 de octubre de 1935. Sin embargo, le correspondió a Morales Sánchez una etapa de inconformidades de la iniciativa privada, debido a que el presidente Cárdenas había enviado iniciativas al Congreso Federal en el área laboral y económica, que viraban la política nacional con rumbo de la izquierda (según interpretación de la derecha nuevoleonesa), lo que tuvo amplias repercusiones en nuestro estado, por su perfil de entidad productiva.

Estalló una huelga en la planta de Vidriera Monterrey, motivo por el cual los empresarios convocaron a movilizaciones protestando por ello, y desembocando en una magna manifestación frente al palacio de gobierno, organizada abiertamente por el Centro Patronal de NL y la Federación de Sindicatos Independientes, que por aquel entonces se conocía como “los sindicatos blancos”. Morales pidió apoyo político al presidente Cárdenas, quien se hizo presente 48 horas después y el día 11 de enero hubo una reunión de industriales, el gobernador del estado y el presidente de México, buscando una salida a la crisis.

En apoyo al Presidente de la República, el gobernador Morales movilizó a los trabajadores de los “sindicatos rojos” según referían los “blancos” y acusó a los empresarios nuevoleoneses de agitar sin motivo más que el de querer co – gobernar, y la respuesta de estos fue formar el 22 de febrero de 1936, la Acción Cívica Nacionalista de Nuevo León, antecedente del Partido Acción Nacional que se fundaría en 1939. En respuesta a esto, el gobernador Morales convocó directamente a los trabajadores de las empresas para defender sus derechos que las nuevas leyes les daban, complicándose peor el panorama político, y el 1 de mayo de 1936 –día del trabajo- el presidente Lázaro Cárdenas da su anuencia para que renuncie Morales Sánchez, buscando conjurar el peligro del agravamiento de la crisis, entregando el poder al reconocido maestro universitario Enrique C. Livas. Después el general Gregorio Morales Sánchez es nombrado comandante militar en Baja California, y de regreso a Monterrey, director de la escuela Hijos del Ejército, enfermo, es trasladado a la ciudad de México muriendo el 1 de enero de 1962, ya con el grado de General de División.