10/Apr/2020
Nacional

Negar, retrasar, esquivar: AMLO y Bolsonaro se enfrentan al coronavirus

CIUDAD DE MÉXICO - Los presidentes de México y Brasil lograron contundentes victorias electorales en 2018 desafiando a la clase política tradicional, pero su renuencia a seguir el consenso global para contener el avance del coronavirus los ha dejado expuestos.

El izquierdista mexicano Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, y el conservador brasileño Jair Bolsonaro han nadado contra la corriente de la opinión científica, minimizando los riesgos, delegando la responsabilidad en otros y burlándose de las recomendaciones frente a la población.

Las encuestas de opinión sugieren que su aparente despreocupación inquieta a muchos votantes, pero no ha impedido que ambos desentonen cada vez menos respecto a otros líderes mundiales, como Donald Trump, también criticado por su manejo de la crisis sanitaria.

Reacios y alérgicos a las críticas, estos dos mandatarios sexagenarios han demostrado que preferirían gobernar para sus principales votantes que para los más moderados, dijo Sabino Bastidas, director de Pensar Diferente, una consultora política de Ciudad de México. 

“Los dos negaron el fenómeno. Los dos han demorado en tomar decisiones. Los dos están retando a la ciencia”, dijo.

Algunos líderes mundiales identifican el brote que ha matado a más de 17,000 personas como el mayor desafío que enfrenta el planeta desde la Segunda Guerra Mundial.

Bolsonaro primero calificó el flagelo de “fantasía”. Su actitud provocó que pidieran su renuncia la semana pasada.

Frente a las críticas, el militar retirado profundizó en sus opiniones. El fin de semana describió los esfuerzos para reforzar la cuarentena en Sao Paulo como “histeria”. La reacción exagerada, argumentó Bolsonaro, solo causará daños innecesarios a la economía, en un eco de su ídolo político, Donald Trump.

Sin embargo, apareció en público con una mascarilla. Por su parte, López Obrador rechazó en público esa opción; en lugar de usar un cubrebocas sacó del bolsillo unos amuletos religiosos que lo mantendrán a salvo, aseguró.

“El escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción”, dijo la semana pasada.

Así, mientras sus funcionarios y aliados instaban a las personas a quedarse en casa y evitar el contacto físico, López Obrador volvió a estrechar la mano el fin de semana con decenas de simpatizantes en el sur de México y luego emitía un video instando a los ciudadanos a seguir saliendo de casa.

AMLO argumenta que debe mantener animada a la población y que suprimir la actividad golpearía a los mexicanos más pobres que tienden a vivir con lo que ganan cada día, su electorado central. Los críticos dicen que esas son las personas más expuestas al virus.

En respuesta a la creciente evidencia de la transmisión del coronavirus dentro del territorio de México, que actualmente cuenta 367 casos confirmados, el gobierno elevó de nivel su respuesta el martes y prohibió las reuniones de más de 100 personas.

Sin embargo, todavía va muy por detrás de las estrictas medidas impuestas en la mayor parte de la región, incluidas las cuarentenas y prohibiciones de viaje.

En Brasil, los casos confirmados del brote se triplicaron en cuatro días a 1.891 el lunes y las muertes relacionadas aumentaron a 34, dijo el Gobierno.

DIVISAS GOLPEADAS

Los mercados financieros han castigado tanto a México como a Brasil, enviando sus respectivas monedas a mínimos históricos. El peso mexicano es la moneda emergente de peor desempeño este año, ha caído un 25% versus el dólar. El real no se queda atrás, retrocedió un 21%.

México ya estaba en recesión cuando comenzó 2020, con un declive de la inversión debido a las preocupaciones sobre la gestión impredecible de la economía por parte de López Obrador.

Pero, con el desplome del peso, en lugar de tratar de apuntalar la confianza entre los inversores, el presidente ordenó que se llevara a cabo una consulta pública el fin de semana pasado sobre la continuidad de una planta cervecera en el norte del país, donde ya se habían invertido buena parte de los 1,500 millones de dólares comprometidos.

Solo una pequeña porción del electorado local salió a votar, pero los que lo hicieron rechazaron la planta, argumentando que era una amenaza para el suministro local de agua. El peso se hundió de nuevo y analistas dijeron que el referéndum había hecho más daño a la confianza de los inversionistas en México.

Algunos miembros de su propio partido están tan alarmados por su comportamiento que discretamente dicen que se alegran de que Trump haya obligado a López Obrador a adoptar medidas de contención más estrictas para enfrentar la epidemia, como cerrar la frontera a los viajes no esenciales.

La agitación ha afectado su popularidad. López Obrador obtuvo índices de aprobación del 80% en algunas encuestas hace apenas un año. Un sondeo de seguimiento diario realizado por Consulta Mitofsky lo pone cerca de caer por debajo del 50%.

Mientras tanto, una encuesta mostró que los brasileños estaban más impresionados por la línea más dura adoptada por los gobernadores estatales contra el coronavirus que con la respuesta de Bolsonaro.

Ambos gobernantes tienen tendencia a descartar las críticas como prueba de un complot en su contra.

“(AMLO) jamás va a decir ‘me equivoqué’. Jamás”, dijo Polimnia Romana Sierra, una antigua cercana asistente de López Obrador.

La altísima autoestima y la mentalidad decidida de este hombre de 66 años fueron una gran virtud cuando logró superar lo que para la mayoría era un escollo insalvable: ganar la presidencia en su tercer intento, dijo Sierra.

Pero el que ahora haya desafiado a la ciencia e invocado a poderes superiores para proteger a México es “sumamente irresponsable”, añadió.

“Porque el es ejemplo a seguir para millones de mexicanos”, dijo. “México, como país paternalista (que somos), siempre vamos a respetar el presidente”.