20/11/2018
Editoriales

Marzo 28 de 1977: reanuda México relaciones diplomáticas con España, nombrando embajador al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Marzo 28 de 1977: reanuda México relaciones diplomáticas con España, nombrando embajador al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz. Desde 1939 no había relaciones oficiales entrambas naciones debido a que como producto de la guerra civil española, Francisco Franco había accedido al poder y el presidente Lázaro Cárdenas no sólo desconoció a las nuevas autoridades de la Madre Patria sino que México asiló a varios miles de españoles refugiados que huyeron de la dictadura franquista.

Pero Franco fue un tipo muy vivo (enredó hasta a Hitler con una supuesta alianza y nunca envió tropas en su favor en la II Guerra Mundial, pero El Fürer respetó a España) y consiguió en 1955 que la mismísima ONU lo recibiera en una Asamblea donde algunos países, entre ellos el nuestro, se opusieron pero finalmente la mayoría aceptó a España. México ya estaba entrampado pues por un lado desde 1945 había reconocido al gobierno español republicano en el exilio pero al mismo tiempo pertenecía a la ONU de la que ya España formaba parte.

Es más, el presidente Luis Echeverría propuso a la ONU que se expulsara a España luego de que en 1975 el gobierno de Franco condenó a muerte a cinco terroristas españoles, rompiendo incluso con el país ibérico hasta la comunicación, lo que se veía mal y restringía algunas actividades de mexicanos con España. Empero, coincidieron dos circunstancias: En 1977 España se convierte en una monarquía constitucional, al igual que otras naciones europeas, abriéndose supuestamente a la democracia.

La otra circunstancia determinante fue el cambio de presidente en México y el nuevo, José López Portillo, buscaba formas de mostrar su rompimiento con su ex amigo y antecesor Luis Echeverría, así que sin más consultas, reinstaló las relaciones con España, aspecto que hasta la fecha continúa y no se advierte en el futuro más que una continuidad e incluso fortalecimiento de ellas entrambas naciones. Atrás quedaron los pleitos descritos, y registrados en la historia los que tuvieron que ver con la conquista, la colonia, la independencia y la ley anti española que alguna vez tuvimos en México.