23/09/2018
Editoriales

Enero 26 de 1903: Nace en China, NL, Antonio Tanguma Guajardo, quien sería un músico extraordinario a quien le apodaban “El rey del acordeón”

Enero 26 de 1903: Nace en China, NL, Antonio Tanguma Guajardo, quien sería un músico extraordinario a quien le apodaban “El rey del acordeón” porque llevó a la música norteña a los más altos niveles de aceptación popular. Compositor musical y acordeonista destacado atiende a su vocación justo cuando cumple 21 años de vida, al adquirir un acordeón usado pero que no daba bien las notas, motivo por el cual fue a Laredo, Texas, a comprarse uno nuevo.

Al no completar con el dinero que lleva, consigue trabajo para ahorrar el resto, y se queda a hacer fortuna hasta que cumple los 33 años de edad. Regresa a China y casa con su antigua novia María de Jesús, con quien procrea 14 hijos, pues en aquella época las familias eran numerosas. Su vocación musical le atrae a la ciudad de Monterrey, en donde comienza a prestigiarse como intérprete de música regional tocando en ocasiones su acordeón acompañado de un contrabajo. Ejecutar música en un acordeón no era oficio común, pues otros instrumentos estaban de moda, pero él consigue trabajo de planta en el bar La Bola de Oro, en el centro de Monterrey. Su expertís musical se centraba cada vez más en las notas que extraía del acordeón, al que poco a poco proyectó como el instrumento regional por excelencia.

Lo tocaba con las dos manos, con una sola, de arriba abajo y hasta con la barbilla. Toño Tanguma –dueño además de un gran talento para componer música- tiene más de 60 melodías de su autoría que forman parte esencial de la música regional, aquella que nos lleva mentalmente a nuestra niñez. Evangelina, El naranjo, Así es mi tierra, El cerro de la silla, Agustina, Aurora Cholita, Échatelas pa’l alto, otras muchas redovas, polcas, schotices y hasta corridos populares, que en su acordeón eran obras maestras de la música. Pionero del ritmo norteño, se le dijo atinadamente en los últimos años “El rey del acordeón” y comenzaron a salir muchos otros intérpretes de su estilo en toda la región norte del país y en el sur de Estados Unidos, con los que jamás compitió, sino que les daba consejos para superarse en lo artístico.  Sus notas musicales han sido motivo para la ejecución de conciertos por la Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y grabadas por diversos intérpretes norteños. Toño Tanguma muere el 5 de diciembre de 1989, y el Municipio de Monterrey instaló un busto suyo en la esquina de las calles Aramberri y Zuazua, mientras el del municipio de China hizo lo propio.