24/03/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Febrero 15 de 1899: muere en Monterrey, el banquero e industrial irlandés nacionalizado mexicano, Patricio Milmo. Nació en 1827 en el condado de Sligo, Irlanda, del matrimonio formado por Diarmuid Milmo y Sara O´Dowd. Patricio Milmo entró a territorio mexicano en 1845, con un cargamento de guarniciones inglesas, acompañado de un tío suyo que vivía en San Luis Potosí. Al término de la invasión norteamericana en 1848, llegó a Monterrey y se quedó a vivir, tomando la corresponsalía de los comerciantes Heaven y Wedemayer. Patricio se distinguió en el negocio de la compra de algodón, con lo cual se convirtió rápidamente en un hombre próspero.

En abril de 1857 desposó a Pudenciana Vidaurri, hija del gobernador Santiago Vidaurri, evento en el que tuvo que explicar sus orígenes y declaró que era hijo de Jeremías Milmo y que tenía ocho años de ser vecino de Monterrey. Del matrimonio mencionado, nacieron una decena de hijos, y Milmo se dedicó a la ganadería cuando adquirió ranchos en el norte de Nuevo León y de Coahuila, pero al poco tiempo abrió la Casa Milmo en Monterrey, negocio que tenía vocación bancaria. El siguiente paso en el rubro bancario fue la apertura del Milmo National Bank, y para 1865 ya estaba involucrado e inscrito como soldado en la Legión Extranjera, que comandaba en nuestra ciudad Lorenzo de Castro. Continuaron los avatares de los eventos previos al cuestionamiento de su nacionalidad, llegando a estar encarcelado por un breve tiempo. Se vivía la invasión francesa y en esos tiempos, el general Porfirio Díaz estuvo también encarcelado por instrucciones del general francés Bazaine, y terminó en el convento de los carolingios. Entre los descendientes de Patricio Milmo, se sigue conservando su vocación emprendedora y por el negocio de la banca, siendo una familia de la alta sociedad regiomontana.