18/11/2018
Editoriales

EL LENGUAJE DEL GOBERNADOR

Están circulando mucho en las redes sociales aunque no en los medios de comunicación tradicionales, crónicas y comentarios sobre una presentación del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, en una escuela de educación básica a donde acudió y donde están presentes los directivos de la escuela, funcionarios de la secretaria de educación pública, maestros, padres de familia y, por supuesto, los niños o alumnos.

Según se reporta en estas crónicas, el gobernador utilizó palabras como, "chingón", "carbón", "hecho madre" o "huevón" y "huevoneen". Como ya no está en campaña, las palabras ya no causaron gracia. Los asistentes al evento no lo manifestaron pero les molestó y además les molesto doble porque había niños presentes. Ningún padre de familia desea que sea precisamente el gobernador del estado el que le enseñe a los niños de decir "malas palabras". Además, y esto es lo más importante, el gobierno del estado mantiene un enfrentamiento con la base magisterial, es decir, con una buena parte de los maestros de educación básica y media de Nuevo León.

Se les está exigiendo excelencia, se les examina y evalúa y se insinúa que no tienen la capacidad ni la voluntad para enseñar y se les amenaza con quitarles su puesto. Debido a eso, el gobernador necesita tener una imagen más apropiada, la de un dirigente político con una cultura sobresaliente y un manejo del lenguaje rico y expresivo, todo lo contrario a lo que hace el gobernador Jaime Rodríguez en este momento.