17/07/2019
Editoriales

Trabajar simultáneamente con varios ordenadores aumenta la productividad

 

Entre los profesionales que se pasan su jornada laboral delante de un monitor hay un nuevo debate: ¿es mejor trabajar simultáneamente con varias pantallas o hacerlo con un solo monitor más grande?

Las configuraciones multi-monitor suponen que, con un ordenador, un solo teclado y un único ratón se controlan dos o más monitores. Evidentemente, un usuario medio que utilice pocas aplicaciones ofimáticas de manera simultánea o solo un procesador de textos no necesita, por regla general, expandir su área de trabajo.

  Sin embargo, aquellos que trabajan en paralelo con múltiples aplicaciones en labores de investigación, atención al cliente, edición digital o programadores, sí pueden echar de menos agrandar su monitor, señala Jesús Gómez, Director área de Recursos Humanos y del Servicio de Mentoring en Cerem International Business School.

En lugar de comprar uno más grande, que solo les dará unas pulgadas más a un precio muy elevado, pueden preferir comprar otro monitor igual al que tienen y duplicar su espacio útil. Esto incluso lo hacen algunos jugadores para tener una experiencia más inmersiva, pero es muy común en diseñadores gráficos y maquetadores, que llegan incluso a trabajar con tres monitores simultáneamente. Otros profesionales llegan a controlar con un teclado varios ordenadores, gracias a la conectividad inalámbrica.

En general, los usuarios que se pueden beneficiar de tener más área de trabajo disponible son los que deben atender varias tareas al mismo tiempo o los que utilicen muchos recursos en una misma labor. Esto sucede, por ejemplo, cuando un maquetador tiene abiertos a la vez un procesador de textos, un editor de imágenes, un navegador web, varias carpetas y el programa de maquetación sobre el que va añadiendo elementos. Resulta más cómodo tenerlo todo a la vista y accesible que ir saltando de una aplicación a otra repetidamente.

Pero no es solo una cuestión de comodidad. Muchos profesionales afirman que su productividad ha aumentado gracias a esta facilidad de acceder a los distintos recursos. Además, quienes deben atender a varias ventanas de información, también dicen que es más productivo controlarlas con un único ratón y teclado. De esta manera, no es necesario disponer de varios ordenadores, ya que toda la información está centralizada.