25/Aug/2019
Editoriales

¿SE PUEDE ADMINISTRAR UN CONFLICTO?

Por la forma en que se expresó este sábado el presidente Enrique Peña Nieto da la impresión de que los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores (CNTE), el ala más radicalizada del movimiento magisterial, tienen razón cuando afirman que el gobierno está tratando de "administrar" el conflicto, apostándolo al desgaste y a las tácticas dilatorias.

Decimos esto porque el presidente EPN afirmo al mismo tiempo que; "no hay marcha atrás en la aplicación de la reforma" , y que con el SNTE se había negociado solo cambios a la evaluación de los maestros, y luego agrego que, sin embargo, la ley podría "debatirse" y si el congreso "así lo decide", podría modificarse la reforma y el cuerpo de la ley. Es decir, se trata de no dar una salida definitiva al conflicto sino tratar de mantenerlo en el tiempo quizá pensando que el cansancio pueda llegar en un momento dado y los maestros decidan claudicar.

Eso podría ser cierto en tiempos normales cuando solo un sector aislado de la sociedad se inconforma por algo, pero en este momento todo es diferente, y la mayoría de los gremios y en general la clase trabajadora sufre mas o menos los mismos agravios que los maestros, es decir, falta de garantías y prestaciones laborales, estabilidad en el empleo además de empleos mal la pagados etc. Cualquier conflicto, ya sea el de los maestros o cualquier otro podría, desatar una "insurrección" cívica, como dicen los maestros de la CNTE. El gobierno debería calcular esto puesto que sabe que sus ingresos se están desplomando por la caída de los precios del petróleo y la recaudación y está sometido constantemente a los riesgos de la fuga masiva de capitales y la bancarrota del país.

No debería jugar con lumbre el gobierno sobre todo porque en el panorama internacional los vientos empiezan a soplar para otro lado que ya no es la globalización ni el libre comercio sino hacia el mal llamado "proteccionismo" que no es otra cosa que la defensa de los intereses nacionales por parte de diferentes gobiernos y pueblos frente a esa globalización. Los maestros son una expresión de eso aquí en México. Se niega a aceptar una reforma que solo busca saquear sus ingresos y prestaciones para entregarlos a los acreedores del gobierno y a los especuladores financieros.