23/09/2018
Editoriales

Marzo 16 de 1985: muere en la ciudad de México, el ilustre médico Bernardo Sepúlveda, quien fuera destacado investigador de talla nacional.

Marzo 16 de 1985: muere en la ciudad de México, el ilustre médico Bernardo Sepúlveda, quien fuera destacado investigador de talla nacional. Bernardo Sepúlveda Gutiérrez nace en Monterrey el 1º de noviembre de 1912. Hijo de Ricardo Sepúlveda y Ana Gutiérrez; y padre del ex secretario de relaciones exteriores de México, Bernardo Sepúlveda Amor.

Sepúlveda Gutiérrez se recibió de médico cirujano por la UNAM en 1934, donde hizo carrera en la cátedra, dando la clase de patología de 1938 a 1949. Médico interno del Hospital General de México, por oposición, de 1935 a 1946. Jefe del departamento de gastroenterología del Hospital de Enfermedades de la Nutrición de 1946 a 1962. Asesor de investigación científica del Hospital General del Centro Médico Regional del IMSS desde 1966.

Su estupendo desarrollo profesional –reconocido por tirios y troyanos- fue dentro de las instituciones oficiales de salud, y sus experiencias las escribió en más de 200 artículos en revistas especializadas de medicina, entre los que destacan los escritos acerca de la amibiasis. Miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM, así como de la Academia Nacional de Medicina, y de la Asociación Mexicana de Gastroenterología. Ingresó al Colegio de México en 1975 e impartió conferencias en cualquier cantidad de foros nacionales y extranjeros. Profesor emérito de la UNAM en 1978 y nuestra Universidad Autónoma de Nuevo León le dio en 1982, el merecido título de Doctor en Medicina Honoris Causa, en tiempos del rector Alfredo Piñeyro López.

La trayectoria profesional de Bernardo Sepúlveda Gutiérrez es poco conocida en nuestra entidad y debiéramos promover que su nombre quedara en varios lugares públicos para que sirva de ejemplo a las nuevas generaciones que buscan superarse en la medicina y demás profesiones.