16/Jan/2021
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Diciembre 2 de 1995: lanza el presidente Carlos Salinas de Gortari un boletín de prensa precisando que, ciertamente al entregar la presidencia de la República a Ernesto Zedillo le dejó un problema, pero no una crisis. El 28 de febrero anterior habían detenido a su hermano Raúl Salinas acusado de asesinato y el día 1º de marzo Carlos Salinas renunció a su candidatura a la Dirección de la Organización Mundial del Comercio. La respuesta al boletín de prensa fue inmediata; al día siguiente se dictó auto de sujeción a proceso al Ing. Salinas, ahora por el delito de documentación falsa, y al estar el ex presidente Salinas en Estados Unidos, mejor no regresó a México por un buen tiempo.

El país estaba convulsionado por los crímenes políticos recientes (Colosio y Ruiz Masseau); “el error de diciembre” y la devaluación del peso; la presencia creciente del Ejército Zapatista de Liberación Nacional; más la descomposición política del PRI, como partido gobernante. Acaso la única noticia agradable para los mexicanos fue la del día 10 -una semana después-, cuando al ingeniero mexicano Mario Molina le dieron en Estocolmo, Suecia, el Premio Nobel de Química. Carlos Salinas de Gortari es una figura polémica que provoca expresiones en su favor y en contra, a pesar de que nunca le han podido comprobar ninguna acusación. Pasada la administración Zedillo, Carlos Salinas regresó a México con bajo perfil, y poco a poco se fue incorporando a las actividades políticas y literarias, pero siempre con el estigma de las acusaciones no comprobadas. Raúl Salinas salió de la cárcel y Zedillo, en cambio, se auto desterró del país sin visitar México más que a algún evento muy especial que tenga qué ver con su actual empleo en el extranjero.

La clase política mexicana que gobernaba al país, se desprestigió con estos y otros desencuentros entre el mandatario en turno y su antecesor, culminando en el cambio de partido gobernante en las elecciones del año 2000 en las que Vicente Fox se alzó con la victoria. Y a partir de ese cambio, la historia política de México ha sido zigzagueante re-escribiéndose todos los días. Esta historia continuará…