Internacional

Jefa de la UE pide cooperación ante pandemia y situación migratoria

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión Europea, Von der Leyen también reforzó que la UE no retrocederá de los entendimientos con el Reino Unido sobre la modalidad en que se realizará el extraordinariamente complejo divorcio del Brexit.

Von der Leyen -una exprofesora de epidemiología- lanzó una grave advertencia sobre lo que denomino “nacionalismo de las vacunas” para superar la pandemia de covid-19, y señaló que lo más importante es garantizar el acceso a ellas.

“El nacionalismo de las vacunas pone vidas en peligro; la cooperación en materia de vacunas las salva”, dijo.

En su visión, “ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros”.

La respuesta de los países europeos a la pandemia puso de manifiesto la carencia de una mayor coordinación, ya que cada país adoptó por su lado cierres o apertura de fronteras o los mecanismos de rastreo de casos.

Por ello, sugirió la necesidad de construir una “Unión Europea de Salud”, precisamente para alcanzar un más elevado nivel de cooperación. En ese sentido, anunció la intención de impulsar una nueva agencia europea sobre investigación biomédica avanzada

Von der Leyen también pidió cooperación para hallar una vía de solución a la situación de los inmigrantes y refugiados, después de las dramáticas imágenes del incendio que devastó el campamento de Moria, en la isla griega de Lesbos.

“Las imágenes del campo de Moria nos recuerdan dolorosamente que Europa debe actuar unida”, dijo la responsable.

“La migración es un desafío europeo y toda Europa debe cumplir con su parte”, agregó, en un mensaje directo a los países del bloque a discutir una solución, aunque se trate de un tema que divide profundamente a los países europeos.

Metas ambientales

En el plan general para recuperar las economías europeas, Von der Leyen puso la cuestión ambiental en el centro de las preocupaciones.

La funcionaria alemana anunció que impulsará una nueva meta de reducción de emisiones de CO2, pasando del 40% a por lo menos 55% hasta 2030, un objetivo que definió como “ambicioso” y “alcanzable”.

La UE tiene un proyecto general de convertirse en el primer continente neutro en carbono en 2050, y aunque Von der Leyen admitió que se trata de un desafío enorme expresó su confianza en que la meta sea posible.

“Admito que este aumento de 40% a 55% es demasiado para algunos e insuficiente para otros”, dijo von der Leyen, quien sin embargo añadió que se trata de un desafío que “nuestra economía y nuestra industria puede enfrentar”.

En ese espíritu, el 30% del gigantesco plan europeo de recuperación, de 750.000 millones de euros que los estados miembros acordaron en julio para salir de la crisis provocada por la pandemia covid-19, se financiará con bonos verdes.

Advertencias a Londres y Ankara

En el ámbito diplomático, Von der Leyen dejó claro que la UE no cederá de lo negociado con el Reino Unido en el Acuerdo de Retirada del bloque europeo.

Ese acuerdo “no puede modificarse unilateralmente”, dijo la funcionaria, en respuesta al proyecto de ley impulsado por el gobierno británico que modifica aspectos delos acuerdos referidos a Irlanda.

“La confianza es la base de cualquier asociación”, reforzó.

Esta iniciativa británica se convirtió en un obstáculo mayúsculo para las ilusiones de una separación amistosa e reforzó los temores de una ruptura sin acuerdos.

La presidenta de la Comisión Europea también reconoció los esfuerzos de Turquía en controlar la crisis migratoria, pero le advirtió a ese país que evite buscar intimidar a sus vecinos.

“Sí, Turquía se encuentra en una zona con problemas. Y sí, alberga a millones de refugiados, por lo que los apoyamos con una financiación considerable. Pero nada de esto justifica los intentos de intimidar a sus vecinos”, apuntó.