23/09/2018
Editoriales

EL GOBIERNO DE RAJOY SERA DE "CORTO RECORRIDO"

El gobierno de Mariano Rajoy, el que se iniciara este próximo fin de semana, con la envestidura de este por parte del congreso como fruto de la abstención de los diputados del PSOE misma que decidió el comité federal de ese partido, será de "corto recorrido", según dijo Iñigo Errejón, el secretario político de Podemos y representa el fin del "turnismo" de esos dos partidos en el poder que ahora se "complementaran", según dijo Pablo Iglesia el presidente de Podemos, al enterar de la votación de los socialistas este domingo. Y es verdad sin lugar a dudas. Europa entera es en este momento una "bomba de tiempo financiera" que puede estallar en cualquier momento y el detonador puede ser el colapso del Deutsche Bank, el más grande banco de ese continente, que enfrenta una situación de bancarrota absoluta con 14 billones de euros en contratos de derivados sin valor y una total descapitalización. En la inminente quiebra del Deutsche Bank están "expuestos" o embarrados todos los llamados "TBTF" (To big to fall) o bancos demasiado grandes para caer. De ellos en España están al menos tres: Santander, BVA y Banco Popular. Al abstenerse y favorecer un nuevo gobierno de Mariano Rajoy, el PSOE firmo su sentencia de muerte, una sentencia de muerte como la que firmo en México el PRD al firmar el pacto por México en el 2013. El PSOE, al igual que el PRD hoy, solo tendrá lo que le quiera dar el gobierno, un gobierno que solo someterá a España a mayores torturas en recortes el gasto, pensiones, desempleo etc., mismas que se hacen con el propósito de salvar a los bancos y mantenerlos de pie. Además, muy probablemente Rajoy llevara a España a las aventuras militar de la OTAN y a las provocaciones contra Rusia ordenadas por Washington con el propósito de desatar una III guerra mundial.

Sin embargo, el colaboracionismo socialdemócrata del PSOE no muere con este partido y ya engendro un "retoño" dentro de Podemos el partido que pasa a convertirse en automático en la única alternativa y oposición al nuevo gobierno de Mariano Rajoy. Se trata de los "errejonistas" de Iñigo Errejón, el secretario político de Podemos y adversario abierto del presidente de ese partido Pablo Iglesias. En este momento ambas fuerzas se enfrenta en Madrid la capital española, donde se disputan el control del partido en esa demarcación donde históricamente nació . Después, en enero del 2017, irán a una Asamblea Ciudadana en Vista Alegre con el propósito de definir la nueva estrategia del partido. En el 2014 esa asamblea decidió convertir al partido en una Maquinaria de Guerra Electoral. Ahora Iglesias quiere convertirlo un organismos que busque "cavar trincheras entre la sociedad civil" y luchar "desde la calle" por lo que " las instituciones no hacen". Errejon, por su parte, quiere convertir a Podemos en una especie de maquinaria de gestoría, que "apoye económicamente proyectos concretos" y haga una vida más "institucional y amable" para pasar "del discurso a la acción", pero sin cuestionar a la Troika. Hasta este momento Pablo Iglesias lleva la ventaja al sellar su alianza con la corriente de "los anti capitalistas" en Madrid., encabezados por el eurodiputado Miguel Urban. Casi nadie cree que esas dos corrientes juntas puedan perder la asamblea de Vista Alegre. Sin embargo, Pablo Iglesias y su corriente no han podido formular una estrategia para librar a España de las garras de la Troika y la Unión Europea ni tampoco como reconstruir o revivir su economía para revertir la década de destrucción que se le ha impuesto. Pablo Iglesias es un líder muy intuitivo y con una formación filosófica de buen nivel pero no conoce el "mundo más allá de la muerte de la Troika", no sabe que hay más ella y no puede proponerlo. Es como un Cristóbal Colon sin los mapas de Toscaneli y sin saber que hay más allá del Atlántico, en este caso , que es lo que hay del derrumbe del sistema trasatlántico que representa la Troika.