11/12/2018
Editoriales

Carlos Prieto Jacqué, Carlos Prieto Fernández y Eugenio Soto Velasco

En 1973 la empresa Fundidora Monterrey hizo un esfuerzo para intentar retomar la estabilidad económica perdida por factores internos y nacionales dependientes de los precios de insumos y productos del acero. En la gráfica vemos a Carlos Prieto Jacqué, Carlos Prieto Fernández y Eugenio Soto Velasco, firmando una nueva consolidación de pasivos por mil millones de pesos que, desafortunadamente, no fueron suficientes y a mediano plazo la empresa hubo de cerrar sus puertas dejando sin empleo a miles de obreros.   Foto de Crisol del Temple.   Texto: LEB