20/Aug/2019
Editoriales

Los genios. Steve Jobs

Los grandes genios leyeron y estudiaron mucho, pero en su casa, casi todos son autodidactas. De los genios modernos pocos terminaron la preparatoria: Edison tuvo sólo tres meses de educación formal. Bill Lear (primer radio para automóvil, y creador del Lear Jet), hasta segundo de secundaria. Bill Gates dejó Harvard a los 19 años y Steve Jobs estuvo en Reed College menos de un semestre. Claro que para ser genio no se requiere ser autodidacta, pero muchos lo han sido. La inteligencia superior tiene tres niveles: el talento, el ingenio y el genio. El talento desarrolla actividades como la pintura, la música, la oratoria, la escultura, copiando estilos o reproduciendo a la naturaleza. Tiene ingenio quien discurreo inventa con facilidad.Y el geniocrea o inventa cosas nuevas y admirables.

Los talentos abundan más, los ingenios (raíz del término Ingeniero) son más escasos, y los genios son regalos esporádicos a la humanidad. Actualmente hay muchos sabios, más que todos los que han vivido a lo largo de nuestra historia, pues la sabiduría es la vastedad de conocimientos, pero pocos genios. Hay genios especializados como Napoleón o Alejandro Magno; otros como San Agustín de Hipona, o San Ambrosio de Milán; pero los genios universales son de principios o descubrimientos aplicables a muchas áreas del saber, como Sócrates, Descartes, Da’Vinci, Dalí, Einstein, Edison, Marie Curie, Cervantes, o Neruda.  Steve Jobs es un genio universal, pues modificó nuestra forma de vida.

Con 313 patentes, sólo en 33 aparece en primer lugar; en la mayoría es copartícipe con Jonathan Ive. Como fue despedido de Apple la empresa que él creó, no los inscribía a nombre de su empresa, sino que los daba en renta. Su caso es extraño, pues su madre biológica –joven y soltera- lo dio en adopción antes de nacer a un matrimonio de un abogado y su esposa, pero a la hora de firmar los documentos, ellos prefirieron adoptar una niña. Así fue a dar con sus padres, a quienes su madre biológica no les firmaba la papelería porque no tenían estudios. Aceptó cuando se comprometieron a darle educación universitaria, aunque no pudieron pagarle una carrera profesional. Abandonó la Universidad y a los 21 años, en 1976, se asoció con su amigo Steve Wozniak para fundar Apple. Este fue quien inventó el primer ordenador, pero el líder de carácter y genio para la fabricación, financiamiento y ventas, era Jobs. Sus ideas convertidas en programas cibernéticos por SW, modificaron nuestras costumbres, pues Apple potenció las comunicaciones mundiales. Jobs, por su carácter autoritario fue despedido de la empresa que él creó. En vez de deprimirse, en 1986 adquirió la división gráfica por ordenador de Lucasfilm, y fundó los estudios de animación Pixar, donde se crearon las películas animadas Toy Story y Buscando a Nemo, transformando el cine de Hollywood, con efectos especiales en computadora para películas.

Disney le pagó 7 mil 500 millones por la empresa, Jobs se convirtió en la estrella del mundo de los negocios. Creó NeXT Computer, que irrumpió con nuevos productos, obligando a Apple a comprarla en 400 mdd, y él regresó así a su querida empresa. Pero el mercado de las PC ya lo tenía en un 80% Microsoft, así que mete el acelerador lanzando la iMac con un éxito rotundo. Crea el iPod y la tienda electrónica iTunes para la descarga legal de música, y otra para venta de libros. Borra del mapa a los tocadiscos y a los walkmans. Ya en 2007 el teléfono interactivo iPhone, permite que el impresionante triunfo de la tableta iPad fuera visto como natural.La popularidad de Jobs creció y desde la presentación, sus productos ya eran exitosos. Su estilo era como el de Edison, quien convocaba a rueda de prensa cuando concebía una idea nueva, y de allí salía rápidamente a su laboratorio a validar su concepto ya dado a conocer. Al morir un genio seguramente nace algún otro y esperamos impacientes su nombre.