18/06/2018
Editoriales

¿PROVOCAN A AMLO HACIA UN ESCENARIO "CALLATE CHACHALACA"?

Si en México la política funciona como sostiene Andrés Manuel López Obrador, es decir; si existe una "mafia del poder" integrada por el PRIAN y sus aliados y bajo la batuta del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, entonces el dirigente de Morena debería darse cuenta de que está siendo provocado, por esas mismas fuerzas, hacia una repetición del escenario de marzo del 2006 en donde al referirse al presidente Vicente Fox diciendo "cállate chachalaca" en Tuxtepec Oaxaca, le dio una de las armas más poderosas a sus detractores para impedir su llegada a la Presidencia para la República y desatar lo que el mismos AMLO llamó "campaña negra" en su contra.

Hoy, una sucesión de "pleitos de lavandero" –como las calificó un destacado columnista nacional--, o confrontaciones verbales empezando por el que tuvo el tabasqueño con Migue Ángel Yunes gobernador de Veracruz; luego otro más ligero con la ex primera dama Margarita Zavala y, posteriormente, con el propio ex presidente Felipe Calderón sobre el asunto de la donación de su pensión, están volviendo a provocar el lado débil del tabasqueño, es decir, su proclividad a la pendencia y a los "agarrones" personales que fue lo que en el 2006 le llevó a gritar lo de "cállate chachalaca".

Además, al jalar a López Obrador a una debate sobre esos temas banales, las historias de corrupción; lo alejan de la imagen de estadista y gran político que ha mostrado, por ejemplo, en su discurso de Los Ángeles, California hace dos semanas o en su propuesta de una "amnistía" para sus adversarios políticos y la propia "mafia del poder" y de la discusión de los grandes problemas que afectan al país. Lo jalan pues, a un terreno en donde es muy vulnerable.