18/10/2018
Editoriales

Septiembre 28 de 1821: Se publica el Acta de Independencia de México

Septiembre 28 de 1821: Se publica el Acta de Independencia de México. Tras la llegada a la capital del país de un ejército denominado Trigarante, que desfiló por las principales calles, y un júbilo popular por significar el fin de la lucha que había durado 11 largos y desgastantes años, se instala una Junta Provisional de Gobierno, nombrada por Agustín de Iturbide, futuro emperador mexicano, y se publica el Acta de Independencia del Imperio Mexicano, figura política acordada entre las partes en conflicto debido a que se trataba de un sistema de gobierno conocido y aceptado por la población, sólo que ya no dependería de España, sino que sería autónomo mientras no se llegara a un acuerdo con el rey de España, quien estaba en esos momentos impedido para ejercer su regencia.

México se encaminaba a la vida independiente, pero habría de pasar por un largo proceso que tardaría mucho más que el de la lucha de insurgentes y realistas, pues consumió el resto del siglo XIX. Tuvo que caer y levantarse una y otra vez con la instalación del Imperio Mexicano, su desaparición, una transformación a República, y después vendría lo más difícil: los reacomodos internos de los grupos que significaría cualquier cantidad de revueltas y golpes de estado, que debilitarían al país, al grado que en 1846 fue invadido y cercenado en 1848 por el poderoso vecino del norte, que aprovechó una fuerte inconformidad de los habitantes de la provincia mexicana de Texas, quienes protestaron por las medidas centralistas del gobierno mexicano, se separaron de nuestra nación, se defendieron de los ataques del gobierno mexicano, se declararon una república independiente, se adhirieron a Estados Unidos y so pretexto de un asunto de límites territoriales, sobrevino una alevosa invasión norteamericana que costaría miles de vidas, una ocupación militar y posteriormente una negociación que culminó con un tratado llamado Guadalupe Hidalgo, en donde México prácticamente regaló todo el territorio nórdico a Estados Unidos perdiendo así más de la mitad de su extensión territorial.

Todo esto fue posible por los enfrentamientos por el poder político y las divisiones internas que padecimos entre los mismos mexicanos, que unos eran centralistas y otros federalistas, unos eran liberales y otros conservadores. Todo esto sucedió después de que un día como hoy se publicara el Acta de Independencia luego de que por trescientos años nuestra nación no había tenido voluntad propia. La libertad tiene un costo y México la compró muy cara.